Upata.- Moradores de Villa La Romana siguen esperando que los responsables de las instituciones se acerquen al sector con la idea de conocer de cerca sus problemas.

Germán Lanza, vocero del consejo comunal “La Nueva Jerusalén”, señaló que los vecinos necesitan respuestas claras por parte de la municipalidad sobre el proyecto de aguas blancas.

Para abastecerse, deben ingeniárselas, ya que los camiones cisternas no entrar al sector por las pésimas condiciones de la vialidad.

Elibeth Bermúdez añadió que tampoco cuentan con la red de aguas servidas, lo que para los vecinos es dispensable.

“Por más de 12 años hemos utilizado pozos sépticos como alternativa”, indicó.

De igual forma, el alumbrado público es deficiente, pues los tendidos eléctricos están en pésimas condiciones.

“El sistema de cables está colgado sobre postes provisionales representando un peligro para los vecinos, especialmente a los niños”, apuntó Ana Lanza.

PRIMICIA