“¡Auxilio!, ¡auxilio!”, gritaba desesperado Cleiver Villarroel, quien yacía en el suelo adolorido dado que acababa de recibir una puñalada por parte de sujetos que irrumpieron en las residencias Costa Brava, en la avenida La Costanera, en Caraballeda.

Funcionarios de la Secretaría de Seguridad Ciudadana se percataron de los gritos y coordinaron su trasladado con paramédicos de Emergencias 171, que lo llevaron al hospital José María Vargas, donde le diagnosticaron una herida a nivel del abdomen producida por un objeto punzopenetrante.

Luego de conocer lo ocurrido a través del testimonio de los residentes, los uniformados se desplegaron por la zona en busca de los responsables del hecho pero la búsqueda resultó infructuosa./AT

LA VERDAD