Recorrido Por La Guaira Foto: Luis Morillo 020618
DELIA MENESES
A juzgar por la cantidad de usuarios no fue un lunes habitual en el Metro de Caracas. Quizás tomando previsiones, muchos se abstuvieron de usar el servicio ante las dudas que generaron el llamado a paro de un grupo de trabajadores del sistema de transporte público más utilizado por los caraqueños, que traslada un aproximado de 3 millones de personas, según cifras oficiales.
Otro elemento inusual fue la presencia de la plana mayor del Metro a las 6:30 a.m. en la estación de Plaza Venezuela. El ministro de Transporte, Carlos Osorio, el presidente del Metro, César Vega y el portavoz de Sitrameca, Edison Alvarado, aseguraron al canal del Estado que el sistema arrancó la semana “con total normalidad”.
“Hoy viajé más tranquila que otros días. Había menos gente pero los mismos problemas: estaciones sucias, escaleras mecánicas dañadas, falta de aire acondicionado y de boletos”, dijo Belén Martínez desde Capitolio. En la estación La Rinconada, que conecta con el tren de los Valles del Tuy, los andenes lucían holgados, como una muestra de que, en lugar de los operadores, fueron los usuarios lo que se ausentaron.
En Plaza Venezuela y Chacao algunas casetas estaban desprovistas de personal, una imagen que se ha vuelto recurrente en el subterráneo. Sin embargo, en otras se observaron hasta tres empleados. “Se hizo una convocatoria, por debajo de cuerda, para ausentarse de los puestos de trabajo para exigir mejoras salariales, pero el que decidiera sumarse debía pagar las consecuencias”, razonó un operador que pidió no ser identificado.
Las presiones y amenazas fueron la constante durante el fin de semana, en forma de llamadas telefónicas al personal que tenía guardia, dijo Ricardo Sansone, coordinador de la Organización Familia Metro, sobre la estrategia usada para disuadir a los que pretendían apoyar la paralización.
Por su parte, Alvarado reconoció la existencia de problemas que deben ser resueltos y anunció que este martes 12 sostendrán una reunión con el titular de Transporte para discutir medidas que permitan mejorar el servicio entre ellas: repotenciar los trenes y autobuses (según los trabajadores 60% de la flota está inoperativa), realizar mantenimiento correctivo y preventivo a las unidades y cambiar el horario de servicio los fines de semana.
La propuesta de reducción de jornada encendió las alarmas entre los usuarios pues consideran que esto deterioraría aún más la calidad del servicio. “Si durante la semana es crítica, los fines de semana la presencia del transporte superficial es prácticamente nula por lo que el subterráneo es la única alternativa”, alega Marlene Montilla.
Sansone agrega que con la medida se estarían oficializando las ausencias pues los sábados y domingos ya es muy poco el personal que presta servicio en el Metro, lo que ha llevado incluso al cierre de algunas estaciones los domingos.
“Reducir el horario es aceptar tácitamente que no tienes cómo recuperar y administrar la empresa”, agrega. A su juicio, la hiperinflación ha causado daños colaterales a todas las empresas de servicios del Estado pues obliga a aumentar salarios e imposibilita labores de reparación de equipos.
Alvarado especificó que 90% de los repuestos que necesitan escaleras, torniquetes y trenes son importados y reconoció que se dificulta su adquisición.
En Retroceso
– Según la ONG Familia Metro, desde 2015 se han ido más de mil empleados por razones políticas y por las malas condiciones salariales; pese a todo ello, denuncian que la nómina actual sobrepasa los 11 mil trabajadores.
– Ritmo de construcción de estaciones del Metro se redujo 70% en 20 años. Desde 1979 hasta 1998 se construyeron 40 estaciones y entre 1999 y 2018, solo se han inaugurado 9 estaciones en Caracas. La compañía pasó de construir 2,11 estaciones anuales a 0,47. En cada estación hay un promedio de dos a tres escaleras mecánicas dañadas.
– Esperas de hasta 15 minutos se han vuelto habituales en el Metro, cuya Línea 1 opera con 13 trenes de un total de 36, que deberían funcionar en cada turno.
EL UNIVERSAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here