Los obispos de Venezuela manifestaron desde la Asamblea Plenaria del Episcopado que el principal responsable de la crisis que atraviesa el país es el gobierno nacional.

Durante el pronunciamiento, el monseñor Manuel Felipe Díaz catalogó la convocatoria electoral del pasado 20 mayo como un proceso ilegítimo, al igual que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC)

“Vivimos un régimen de favor, donde reina el autoritarismo, el abuso de poder y la violación de derechos humanos”, manifestó la autoridad eclesiástica.

De igual manera, aseguró que la Iglesia no alienta deseos de venganza, pero tampoco promueve la impunidad de delitos que atentan contra los derechos fundamentales de los venezolanos.

El monseñor Felipe Díaz también sostuvo que urge una dirigencia política que se ponga al servicio de los ciudadanos e hizo un llamado a los líderes de la oposición para que ofrezcan alternativas de cambio.

CARAOTA DIGITAL