Las calles de distintos sectores de Caracas se han mantenido trancadas durante esta semana, debido a las protestas por las fallas en los servicios públicos, principalmente la falta de agua, ha ocurrido en las parroquias La Candelaria y San Bernardino.

Por tercer día consecutivo, los vecinos tomaron las esquinas de Teatro Caracas y Tracabordo, en pleno centro de la exigiendo la presencia de la Ministra de Atención de las Aguas, Evelyn Vásquez, para que le dé la cara a la comunidad y resuelva la falta de agua.

Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, explicó que los habitantes de la zona se han visto obligados a gastar un dineral en botellones de agua, cisternas y lavandería debido a la grave falta de agua a afecta a estos sectores y destacó  que “los costos de las cisternas han llegado hasta cien millones de bolívares, algo imposible de costear para personas humildes que solo perciben un sueldo mínimo que no alcanza ni para comer”, dijo.

Rojas, explicó que los habitantes más de 400 edificios de Candelaria, El Recreo o San Bernardino no tienen agua ni para bañarse o cepillarse los dientes, mientras Erika Farías, Nestor Reverol y la propia ministra Evelyn Vásquez tiene agua hasta para botar para el techo. “Ellos se bañan en piscinas y si no tienen agua en sus oficina se pueden ver decenas de camiones surtiéndolos del vital líquido, a la par que los caraqueños deben humillarse recogiendo agua de lluvia”, sentenció.

El vocero de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria instó a Edison Torrealba, presidente de Hidrocapital y a Evelyn Vásquez del Ministerio de Atención de las Aguas, a que respondan las exigencias de la comunidad. “Pareciera que tienen miedo de sentir el calor del pueblo al no debatir sobre este problema, hace años no se actualizan los sistemas de distribución, cuando esta institución ha recibido millones de dólares en presupuesto. Exigimos que den la cara y permitan a la comunidad hacer contraloría social de la empresa”, afirmó.

Informó Rojas que hasta que no sea restablecido el servicio de agua en la capital continuarán las manifestaciones, porque este es un derecho humano que está afectando a los caraqueños sin distingo de matiz partidista. “El Presidente Nicolás Maduro nos robó, además del derecho a comer, el simple hecho de tomar un vaso de agua, hospitales y escuelas están al borde del colapso y la respuesta del Estado son solo excusas”, sentenció.

CARAOTA DIGITAL