La dirección regional de Primero Justicia (PJ) rechaza las declaraciones del fiscal feneral Tarek William Saab, quién afirmó que la muerte del concejal Fernando Albán se debió a un suicidio.

La coordinadora regional de PJ en el municipio Caroní, Aliana Estrada, aseguró que el único responsable de la muerte del dirigente político fue el Gobierno.

“Se les fue las manos y ahora con lo ocurrido se deja entrever que todas las denuncias que hemos hecho con respecto a la violación de los Derechos Humanos son verdad”.

Estrada recordó que las leyes establecen que todo ciudadano es inocente hasta que se demuestre lo contrario y eso no fue practicado con el concejal.

Asimismo, expresó que a ninguno de los presos políticos que existen en Venezuela se les respeta la vida y que en su mayoría son torturados para que digan o firmen cosas en contra de su voluntad.

“Nosotros denunciaremos este caso y el de todos los presos ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos”.

Para Estrada, el caso Albán es uno más que se suma a la lista que tiene el Gobierno sobre las violaciones a la vida y a los derechos constitucionales.

No desviar la atención
La coordinadora regional de PJ indicó que pese a estar consternados por la muerte de Albán, ni los dirigentes políticos ni los ciudadanos deben perder de vista los problemas que afectan a la población.

“Todos los días mueren venezolanos por falta de alimentos, de medicinas, de atención médica, a manos del hampa y nuestro amigo se unió a esa larga lista de personas que pagan las políticas de un mal gobierno”.

La dirigente afirmó que es hora de lograr una verdadera unidad que permita salirle al paso al “régimen de Nicolás Maduro y a toda su cúpula”.

Estrada aseveró que lo ocurrido con Albán debe darle más poder al venezolano para que siga luchando por el país y para que continúe denunciando todos los atropellos que a diario se cometen.

PRIMICIA