Seis de los siete residentes de pediatría del hospital de Cojedes se rehusaron a ser reenganchados hasta que el hospital retire los despidos. Médicos integrales estaban listos para asumir hoy las funciones

Los máximos representantes de la Federación Médica y de la ONG Médicos Unidos de Venezuela rechazaron ayer el despido de los siete residentes de la Unidad de Pediatría del Hospital General Dr. Egor Nucete, en la ciudad de San Carlos, estado Cojedes, y condenaron el uso del amedrentamiento y la discriminación por parte del gobierno contra el personal de salud unido al paro indefinido.

El presidente de la FMV, Douglas Natera, afirmó que la situación en los hospitales “se está complicando” dada la arremetida del Ejecutivo contra los profesionales sumados a la paralización de actividades, exceptuadas las emergencias, vacunaciones y casos especiales, que hoy cumple 38 días.

Señaló que el viernes pasado, en el Hospital Miguel Pérez Carreño, en Caracas, durante un operativo de asistencia realizado por el Ministerio de Salud, “dejaron por fuera a pacientes que se encontraban en emergencia esperando ser intervenidos por los médicos en paro, y fueron colocados de últimos para dar prioridad a las personas que el gobierno llevó a la jornada”.

Citó también el caso de la Dirección de Docencia del hospital, la cual envió a la comisión de posgrado una comunicación en la cual se niega la participación a residentes que se encuentran en el cese activo de atención parcial, así como a los siete médicos del servicio de pediatría en Cojedes.

También denunció que el gobierno amedrenta a los jefes de servicio, quienes se ven obligados a ceder para evitar enfrentamientos con las autoridades del hospital.

“Son acciones que realiza el gobierno intentando boicotear el paro indefinido. Esto es terrorismo contra el profesional de salud”, expresó Natera.

El director ejecutivo de MUV, Jaime Lorenzo, condenó las acciones gubernamentales que procuran amedrentar y coaccionar el ejercicio del derecho a la protesta y el paro que busca defender la vida y la salud de los pacientes ante la indiferencia del Ministerio de Salud sobre las condiciones en que se encuentran los hospitales, así como el reclamo salarial.

Mientras, en el hospital de San Carlos se daba por descontado que médicos integrales amanecieran hoy en los puestos de los residentes despedidos arbitrariamente por órdenes de la Autoridad Única de Salud. Ayer ya habían ingresado tres para sustituirlos en sus funciones que culminaban a las 12:00 de la noche.

El médico Álvaro Aular, uno de los despedidos, que también es directivo regional de la MUV, informó que hasta horas de la tarde no había sido llamado a la reunión convocada por la comandante Jenny Cepeda, jefa regional de Salud. Seis de los residentes, a quienes junto con Aular les fueron rescindidos sus contratos laborales, rechazaron el reenganche que la dirección del centro de salud les ofreció hasta que consideraran la decisión contra todos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here