Prensa Vente Bolívar.- “El dinero en Venezuela, perdió su función de intermediario en la economía. El desastre en política monetaria, fiscal y cambiaria ha llevado al país a una de las crisis económicas más profundas de la historia mundial, con el agravante que está ocurriendo en el país de las mayores reservas petroleras del planeta”, así describió el escenario nacional José Luis Alcocer, economista y coordinador de asociaciones ciudadanas de Vente en el estado Bolívar.

El escenario resulta más inverosímil cuando se está frente a un territorio que cuenta con riquezas minerales tales como diamante, hierro, oro, níquel, caliza, bauxita, coltan, entre otros, sin contar con todas las posibilidades de desarrollo agroindustrial por la ubicación geográfica y la extensión de tierra fértil.

Para el economista toda la debacle del sistema económico social responde a una serie de medidas erradas en dicha materia. Cabe destacar que esta semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó un informe donde indicaba que estimaban que la inflación llegaría a un millón por ciento en el país (1.000.000%), cifra que para algunos economistas ya resulta conservadora por la aceleración con que la inflación va aumentando.

“Lamentablemente, el gobierno insiste en la aplicación de un socialismo aniquilador, destructor del aparato productivo y que ha llevado a una inflación desproporcionada con proyecciones exponenciales para finales de año. Este escenario significa hambre, desnutrición y miseria para el país”, expresó Alcocer.

Explicó que en unas condiciones sanas el efectivo significa un símbolo de intercambio para poder comerciar y pagar por servicios o consumo de productos, dinámica que ha sido quebrada por mafias que ahora trafican con los bolívares en efectivo.

“Cualquier plan de recuperación tiene que pasar necesariamente por un cambio en el modelo político, social y económico y eso significa un cambio de gobierno para que se instale un sistema de libertades donde la economía se sustente en el respeto a la propiedad privada, seguridad jurídica, libre mercado y trabajo decente”, agregó.