A Jhonatan Daniel Edwin Muñoz, de 21 años, lo asesinaron la noche del viernes.

Jhonatan tenía aproximadamente dos años de haber montado una oficina donde comercializaba  oro, en uno de los pasillos del Centro de San Félix.

Este viernes finalizó su jornada y, como acostumbraba, salió en una moto prestada.

Desde el Centro se dirigía  hasta su residencia ubicada en el sector San José de Cacahual, en la parroquia 11 de Abril.

Pero Jhonatan no se dio cuenta que era seguido por varios sujetos a bordo de un vehículo color blanco, modelo Corolla.

Antes de llegar a su casa, aproximadamente a 500 metros, Jhonatan se estacionó en una esquina, justo donde funcionaba un parque de atracciones.

Por las noches, los alrededores del sitio son utilizados para “compartir bebidas alcohólicas y música entre vecinos de la comunidad”.

Allí, Jhonatan se sentó en la moto y conversaba con sus amigos.

Según el relato de un vecino, el vehículo blanco pasó tres veces y se detuvo.

Fue en ese momento cuando dos hombres armados se bajaron con el rostro descubierto.

Uno apuntó su arma hacia las personas; el otro disparó contra Jhonatan.

Quisieron salvarlo

Llenos de miedo, los testigos se acercaron para comprobar si seguía vivo.

No había nada qué hacer, Jhonatan murió de forma inmediata debido a los cuatro tiros que recibió.

Tres de los disparos dieron directamente en su cabeza, el otro en uno de sus brazos.

Vecinos conmocionados corrieron hasta su residencia a avisar del deceso.

“Mataron a Jhonatan, mataron a Jhonatan”, eran los gritos que se escuchan por toda la calle.

Su tía al enterarse salió corriendo hasta el lugar.

Desesperada por lo que estaba sucediendo, buscó un vehículo para trasladarlo a un hospital.

Minutos después arribaron a la emergencia del Hospital de Clínicas Manuel Piar, donde le ratificaron que estaba muerto.

No fue para robarlo

La tía narró que él era el proveedor de su familia.

Sostuvo que lo sucedido no se trata de un robo, ya que no fue despojado de ninguna de sus pertenencias.

Alegó que los sujetos “pensarían que la moto era de él”; pero esta quedó junto al cuerpo sin vida.

También refirió que era un hombre de buen vivir.

“No se metía con nadie, no tenía enemigos ni cuentas pendientes”.

Por su parte, los habitantes de la comunidad dijeron que Jhonatan era una persona sana, amable y que no andaba en malos pasos.

Ajuste de cuentas

Horas más tarde efectivos adscritos al Cuerpo de Investigaciones, Científica, Penales y Criminalística (Cicpc) llegaron al lugar para colectar evidencias y recopilar testimonios.

El cadáver fue trasladado hasta la Unidad de Anotomía Patológica del Cicpc.

A pesar del testimonio de los dolientes, los efectivos descartaron el móvil del robo.

Apuntan a que el homicidio esté vinculado a un ajuste de cuentas.

Desde la noche de este viernes tienen un operativo desplegado por diferentes lugares para dar con los responsables.

Identificados

Los habitantes del sector San José de Cacahual lograron identificar a los homicidas de Jhonatan Daniel Edwin Muñoz, pero por temor a represalias no quisieron aportar datos.

PRIMICIA