El candidato ultra ha logrado el respaldo de los principales pastores, que antaño apoyaban a Lula