Dentro de la casa número 240 ubicada en la carrera Anzoátegui en la UD -102 (urbanización Simón Bolívar), fue localizado el cadáver de Joel José Ortiz Malavé, de 45 años.

El cuerpo estaba descompuesto y maniatado. Quedó boca arriba cerca de una de las habitaciones. Tenía varias heridas.

El descubrimiento lo hicieron los familiares de la víctima, durante la tarde del martes. Llegaron a la vivienda y como nadie respondió decidieron pasar.

Desde una de las ventanas observaron el cuerpo de Joel, así que de inmediato se comunicaron con las autoridades.

Aunque la reja principal no estaba violentada, dentro de la residencia faltaban algunas de las pertenencias de la víctima.

El caso fue notificado a los funcionarios de la Policía del Estado Bolívar, adscritos a la comisaría Simón Bolívar.

Cuando los funcionarios llegaron, estaban los vecinos y familiares de Joel.

Los estadales escucharon la versión de los parientes y remitieron el caso a los detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Alertados

De forma no oficial se conoció que los familiares de Joel supieron sobre el robo de un vehículo en el sector.

Las características del carro coincidían con las del hombre, así que de inmediato trataron de comunicarse con él a través de llamadas, pero fue imposible.

Por eso los parientes optaron por aproximarse hasta la casa donde Joel alquilaba desde hace varios meses.

Apenas llegaron la fetidez los alertó, aún así lo llamaron desde afuera y poco después descubrieron la escena.

Al parecer, los vecinos durante los últimos días no se percataron de alguna situación irregular dentro de la vivienda.

Dijeron que no escucharon gritos de auxilio ni vieron personas extrañas saliendo de la casa.

Averiguaciones

Los expertos de la División de Investigaciones Contra Homicidios acudieron al sitio la tarde del miércoles.

Además de realizar el levantamiento, colectaron cada una de las evidencias.

Presumen que el victimario conocía muy bien a Joel, pues no tuvo que romper ninguna puerta para ingresar. Creen que lo dejó pasar.

Por el estado de descomposición, las autoridades no determinaron si las heridas fueron ocasionadas con un arma de fuego o blanca.

Suponen que una vez asesinado comenzó a cargar con los objetos de valor, subió todo en el carro de la víctima y se perdió sin levantar sospechas.

Como parte de las averiguaciones los agentes hablarán con los familiares, para saber quiénes eran las personas que lo visitaban con frecuencia.

Aunque creen que se trató de un robo, los sabuesos analizarán otras posibilidades.

Los restos fueron llevados hasta la morgue del Cementerio Municipal de Chirica.

Delincuencia

Quienes residen en la UD-102, comentaron que no es la primera que delincuentes irrumpen en las viviendas para robar.

Alegaron que han cerrado algunas sendas para evitar ser blanco de los  grupos delictivos que azotan la comunidad.

Los vecinos aseguraron que Joel era  un hombre colaborador, “una persona tranquila”.

“Aquí nunca tuvo problemas, siempre nos ayudaba”, recordaron.

Pidieron que las autoridades nuevamente realicen patrullaje para sentirse un más seguros.

Sospechas

Comisiones de la policía científica comenzaron la búsqueda del posible responsable del crimen. Creen que Joel Ortiz fue atacado por una sola persona.

PRIMICIA