Durante las excarcelaciones que realizó la Comisión de la Verdad, se liberó en junio de 2018 al taxista Pedro Maury, Luis Colmenares y Jesús Salazar, tres civiles que habían sido implicados en ese caso


Cuatro de los ocho funcionarios militares presuntamente implicados en el llamado “Golpe Azul” fueron liberados el jueves 11 de octubre tras cuatro años detenidos en la cárcel conocida como La Pica, ubicada en Monagas.

Ricardo Antich, Petter Moreno, Luis Lugo y Carlos Esqueda fueron sentenciaron en enero de 2017 por instigación a la rebelión y agravantes contra el decoro militar, con penas superiores a ocho años.

Durante las excarcelaciones que realizó la Comisión de la Verdad, una instancia de la impuesta Asamblea Constituyente, se liberó en junio de 2018 al taxista Pedro Maury, Luis Colmenares y Jesús Salazar, tres civiles que habían sido implicados en ese caso.

El llamado “Golpe Azul”, cuyo nombre oficial designado por el Gobierno fue Operación Jericó, fue un supuesto intento de golpe de Estado contra el mandatario Nicolás Maduro el 12 de febrero de 2015, en los que se tenía previsto bombardear varios puntos de Caracas como la sede del Consejo Nacional Electoral, el Tribunal Supremo de Justicia,  el Palacio de Miraflores, Telesur, entre otras cosas.

Se hace alusión al color, ya que el mismo sería dado por los efectivos de la Aviación Militar.

Según el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, quien planificaba la acción era el general Oswaldo Hernández, condenado por los delitos de rebelión y contra el decoro militar junto a otras nueve personas.

Días más tarde, fue detenido el exalcalde Antonio Ledezma en las oficinas del partido Alianza Bravo Pueblo, por estar presuntamente implicado en el llamado “Golpe Azul”. También se involucró al diputado Julio Borges, aunque contra su persona no iniciaron acción alguna.

tal CUAL