Freddy González es el nombre del niño wayuu de 11 años que testificó cómo fue amarrado y quemado por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) quienes, además, le colocaron una bomba lacrimógena en la espalda cuando dispersaban una manifestación opositora en Maracaibo.

wayuu.jpg

Corrí muy rápido, pero yo no hice nada. Me quedé parado. Allí me agarraron, me golpearon, me amarraron con una tira y me tiraron una bomba en la espalda. Fueron los guardias nacionales”, contó el menor desde el área de emergencias de una clínica al diario zuliano La Verdad.

La mayor evidencia del testimonio brindado por Freddy son las heridas visibles en su cuerpo. En sus muñecas quedaron las marcas de las ataduras, mientras que el líquido con el que lo rociaron le causó quemaduras de de primer y segundo grado.

Su madre, Deisy González, contó que su hijo no estaba protestando, y que supo de lo ocurrido a su hijo por una llamada telefónica de una señora. “Los guardias nacionales lo amarraron, lo quemaron con una bomba y lo botaron como un perro en el barrio 4 de Abril. Lo tiraron al suelo, le pusieron la pierna encima y lo amarraron con el mismo suéter. Pobrecito, en la noche no pudo dormir. Le dolía la cabeza y la garganta, pero yo no tenía dinero para llevarlo al hospital”, refirió.

Uno de los médicos que atendió al menor, el pediatra Eddy Ramírez, informó que las quemaduras de primer y segundo grado cubrieron alrededor del 17 % de su cuerpo. “Él cuenta que lo amarraron y, en efecto, tiene las marcas de las ataduras. Dice que lo quemaron poniéndole la bomba en la espalda, y presentó quemaduras en la espalda y en ambos brazos. Son quemaduras directas. El tipo de heridas coincide con lo que él narra.”, indicó el galeno.

Aunque el niño habló con la prensa con la autorización de su madres, los funcionarios del Cicpc presentes en el lugar impidieron que siguiera relatando lo ocurrido.

El video del niño consternó al país entero y se viralizó en las redes sociales, por lo que expertos en derechos humanos y una comisión de la Asamblea Nacional (AN), encabezada por la diputada Elimar Díaz, le brindaron asistencia humana, médica y legal. Por su parte, el Ministerio Público (MP) designó a la fiscal 35 para la investigación.