Trabajadores rechazan declaraciones del presidente de la empresa. Buscarán apoyo del Estado para mejorar la producción.

Ferroven

Los trabajadores de la planta de Ferroatlática de Venezuela (Ferroven) han manifestado su inconformidad con el pago del bono de fin de año y aseguran que el motivo es “el declive de la empresa”.

“Hemos recibido las peores utilidades de todo el sector industrial”, denunció Israel García, secretario general del sindicato.

Detallaron que el promedio obtenido por trabajador fue de apenas Bs. 600.000, otros recibieron       Bs. 200.000 menos.

Aseveran que lo recibido no les alcanzará para nada, ya que el pago no está adaptado a la realidad económica del país.

Se han comparado con los demás trabajadores del sector industrial, cuyos beneficios fueron mayores.

Sin embargo, Ferroven lleva más de un año paralizada por falta de materia prima para producir productos terminados. Esta situación ha generado recortes presupuestarios e incertidumbre entre los obreros.

Muchos de ellos temen por sus puestos de trabajo en caso de un posible cierre técnico.

“Los dueños de España no quieren invertir más en la empresa”, alega el sindicalista.

Rechazan declaraciones

Aunado a esto, rechazaron las declaraciones del presidente Francisco Santiago con relación a los datos de las inversiones de la empresa.

“No se ha usado ningún dinero para las mejoras salariales, para equipos o los uniformes de los trabajadores”, declaró  García.

Aclara que los 75 millones de dólares recibidos fueron para apenas cubrir la deuda de la importación de materia prima.

De resto, ellos no tienen conocimiento para solventar su situación productiva. Por ello, solicitan al Ejecutivo nacional su apoyo.

“Estamos por llevar una carta a la Corporación Venezolana de Guayana, para solicitar una reunión con el presidente Justo Noguera, de esta manera él puede escucharnos y ayudar”, puntualizó el dirigente sindical.

Además, buscarán trasladarse hasta Caracas para hablar con otros funcionarios nacionales, en busca de medidas que se traduzcan en soluciones.

Temen por puestos de trabajo

Son casi mil afectados, entre ellos 264 trabajadores activos, 700 empleados indirectos y 30 jubilados y pensionados, quienes se sienten en riesgo en sus puestos de trabajo.