El Sindicato de Trabajadores de Ferrominera Orinoco (Sintraferrominera) esperará hasta este miércoles una respuesta por parte de la directiva de la estatal, en torno a la instalación de la mesa de negociación del contrato colectivo. De no recibir un llamado a iniciar la discusión, el jueves estarán en los portones para tomar acciones, aseguró Roger Salazar, dirigente sindical de la industria extractora de mineral de hierro.

Los trabajadores se concentrarán en los portones de no recibir una respuesta a su reclamo

Con el respaldo de los empleados, la organización convocó la semana pasada a una serie de paros escalonados de cuatro horas. “Si no recibimos respuesta, plantearemos una paralización total”, sostuvo el trabajador.

Los trabajadores introdujeron en marzo el anteproyecto de convención colectiva ante el Ministerio del Trabajo. Hasta la fecha no han sido llamados por el órgano laboral para dar inicio a la discusión.

Salazar explicó que el presidente de la empresa, Isaías Suárez Chourio, ofreció a los empleados un desembolso de Bs. 400 mil para los activos y Bs. 200 mil para los jubilados como adelanto de la compensación. El sindicato había solicitado Bs. 500 mil.

Aunque los trabajadores no rechazan el pago, aseguran que los reclamos apuntan al inicio de la negociación del contrato colectivo. “Quien paraliza la empresa son los ministros Juan Arias (Industrias) y Francisco Torrealba (Trabajo), porque es un secreto a voces que en todas partes están discutiendo la convención colectiva menos en Ferrominera Orinoco”, dijo.

 

ComillasAMARILLASTenemos 8 meses del contrato colectivo vencido y hemos llevado las cosas con calma”, expresó Roger Salazar.barra ama650

 

“Vemos una manipulación por parte de los organismos del Estado, que ven esto como un tema político y no de los trabajadores y hemos dejado claro que este asunto es netamente laboral”, afirmó, al insistir en que la dirigencia sindical actual es la llamada a llevar adelante la discusión contractual.

“Tenemos 8 meses del contrato colectivo vencido y hemos llevado las cosas con calma”, expresó.

Salazar estimó que las paralizaciones durante la semana pasada se cumplieron en 95%, tanto en Puerto Ordaz como en Ciudad Piar

El trabajador siderúrgico Leonel Grisett, que la semana pasada fue notificado verbalmente sobre su despido de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor) tras 19 años de antigüedad, manifestó este lunes que solicitó a la Gerencia de Asuntos Legales de la estatal un pronunciamiento sobre su caso.

Grisett participó este lunes en la marcha por la salud. La coordinadora municipal de Voluntad Popular manifestó su respaldo al trabajador

En paralelo, acudirá al Ministerio del Trabajo para conocer si existe una solicitud formal de calificación de despido.

Grisett es dirigente del movimiento laboral Coalición Siderúrgica y vocal del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y sus Similares (Sutiss). Ha sido activo en denunciar el deterioro de la industria y, más recientemente, manifestó su desacuerdo con la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.

“Hacen ver que la crisis de Sidor se debe a fallas en la Constitución. Gracias a Dios los trabajadores no están creyendo y nosotros le decimos no a esa Constituyente”, recalcó en declaraciones a Correo del Caroní, publicadas el 16 de mayo.

Este lunes, en la asamblea de trabajadores en el portón 3 de Sidor, el secretario de organización de Sutiss, José Meléndez, de clara tendencia oficialista, le manifestó su apoyo. “El primer paso que di fue acudir a Sutiss que es mi institución natural. Ahora solicitaré al departamento de Asuntos Legales de Sidor una respuesta sobre el despido; y en el Ministerio del Trabajo revisaré si algún papel, alguna solicitud formal”. Hasta ahora no ha recibido ningún documento que formalice su despido.

En una empresa en la que los despidos han formado parte de la política de dirección del actual presidente, Justo Noguera Pietri, Grisett está claro: “Es muy egoísta decir que este ataque es solo contra mí, es contra todos para que nadie se pronuncie ni contra la Constituyente ni sobre el contrato colectivo”.

Ya en el 2016, Noguera había justificado el despido de trabajadores por firmar a favor del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

Grisett, padre de dos jóvenes de 16 y 19 años, recuerda que durante la conversación con la directora de Talento Humano, Grecia Echenique, le dijeron que entre las causas del despido estaba el haber violado el legado de Chávez, faltar al mandato del presidente Nicolás Maduro respecto a la Constituyente y “que era un malagradecido porque trabajaba por Chávez”.

 

ComillasAMARILLASPensar distinto no es un delito ni da pie a una calificación de despido”. Fátima Sequea, dirigente políticobarra ama650

 

“Somos 16 hermanos y yo soy el séptimo de mi familia que pasa por aquí. Yo estoy acá por el legado de mi padre y mi familia”, dijo, al tiempo que aseguró que en sus planes no está torcer su opinión política a cambio de que le regresen su puesto de trabajo.

“Estoy claro de que ahora debo trabajar más duro para que este gobierno se vaya”, enfatizó.

Sequea: “Pensar distinto no es un delito”

Fátima Sequea, coordinadora municipal de Voluntad Popular, manifestó su respaldo a Grisett y exhortó al presidente de Sidor, Justo Noguera Pietri, a rectificar. “Pensar distinto no es un delito ni da pie a una calificación de despido”, afirmó, minutos antes de marchar por la salud en Ciudad Guayana.

La dirigente sostuvo que solo es posible hacer valer la participación de los trabajadores con una convocatoria general sin discriminación política y haciendo un referendo, “porque para llegar a una Constituyente primero hay que pasar por una consulta donde el pueblo decida y convoque”.

Manifestó que los despidos, la persecución y el acoso forman parte del terrorismo psicológico que impulsa el Gobierno, “pero hacemos llamado a la conciencia, en nosotros está mantenerse firme con la convicción de que el país está por encima de todo aun sacrificando lo poco o lo mucho que tenga”.

“Una Constituyente es para cambiar la Constitución y no queremos una nueva Constitución, sino un nuevo presidente, un país de democracia y libertades”, puntualizó.

La ficha no funcionó cuando intentó ingresar a Sidor, la empresa en la que ha trabajado desde 1998, por el portón 3. Por eso pidió una nueva. Cuando intentó entrar de nuevo, tampoco pudo. Le dijeron que no sabían el porqué y una voz le sugirió que acudiera a la Dirección de Talento Humano. Allí, además, le tenían una noticia.

“No me pueden recriminar que estuve allí por obra y gracia de Chávez”

Así, en ese departamento, Leonel Grisett, trabajador de ferrocarril, vocero del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Similares (Sutiss) e integrante del movimiento Coalición Siderúrgica, supo que estaba despedido.

Según relata, Grecia Echenique, directora del departamento, le explicó que había muchas razones para despedirlo, pero había una principal: el video de él que circuló el martes.

¿En qué consiste el video? En Grisett diciendo que “no queremos en nuestros portones a gente hablando de constituyente, lo que queremos son elecciones generales. Váyanse de nuestras empresas. De una vez por todas, este régimen tiene que caer. Salgamos todos juntos, en especial los sidoristas, que somos más de 17 mil, a las calles para salir de esta dictadura”.

Esa fue la prueba que contra él usaron: en Sidor no se puede hablar mal del Gobierno. “Me dijo que grabé ese video y que yo ataqué la imagen de la empresa. Que yo tenía que agradecer a Chávez que yo trabajara allí”, dijo Echenique, según el relato de Grisett.

Tradición interrumpida

 

Grisett recuerda que no debe agradecer a Hugo Chávez, hoy difunto, su ingreso en Sidor, pues entró en la compañía en 1998, en pleno proceso de privatización. Y antes de que Chávez fuera presidente y 10 años antes de que reestatizara la empresa.

“Además, soy el séptimo de una familia que pasó por Sidor. No me pueden recriminar que estuve allí por obra y gracia de Chávez. Entré en plena privatización. Como dirigente sindical tengo el derecho a denunciar estas cosas”, apunta.

Grisett acudirá la próxima semana a la Inspectoría del Trabajo para denunciar su caso. “Defenderé el derecho a seguir en la planta”, acotó.

El despido de Grisett coincidió con la publicación de otro video, el del presidente de la factoría, Justo Noguera, aseverando que “la paz es la Constituyente”.

Fue el mismo Noguera que en septiembre justificó el despido de sidoristas por haber firmado a favor de la activación del referendo revocatorio contra Nicolás Maduro.

Mientras ello ocurre, Sidor continúa en una de las etapas más críticas de su historia: en abril no se produjo ni una cabilla. Entre otras minucias.