SANTO DOMINGO. – Gobierno y la oposición venezolana volverán este sábado a sentarse en la mesa del diálogo después de que la jornada de conversaciones de este viernes, cuando se esperaba que finalizara esta nueva ronda de negociaciones, concluyera sin que se lograra un acuerdo.

Tras más de 12 horas de negociaciones, el canciller dominicano, Miguel Vargas, señaló que se ha tratado de una “jornada exitosa” y que mañana van a continuar de nuevo para tratar de concluir estos encuentros “en procura de una salida pacífica, estable y democrática a la situación que vive el pueblo venezolano”.

Al término de la reunión de hoy, el ministro venezolano de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, aseguró que están “muy cerca” de alcanzar un acuerdo definitivo en favor de la paz y la convivencia entre los actores políticos de ese país.

“Debemos decir que hemos sostenido una jornada profundamente intensa y productiva, donde hemos logrado progresos sumamente importantes en puntos de confluencia para alcanzar un acuerdo definitivo de convivencia pacífica y democrática en Venezuela, como lo quieren las grandes mayorías del país”, afirmó Rodríguez.

El portavoz del Gobierno venezolano en el diálogo también rechazó los intentos de algunos congresistas de EEUU de torpedear este diálogo.

Mientras la oposición venezolana, que en la víspera del encuentro ha expresado su desconfianza en este proceso de negociaciones, no hizo declaraciones hoy al término de las conversaciones.

En la reunión participaron el presidente dominicano, Danilo Medina, y el ex presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero; y contó también con el acompañamiento de Chile y México, a solicitud de la oposición, y de Bolivia, Nicaragua y San Vicente y Granadinas, invitados por el Gobierno de Nicolás Maduro.

El encuentro de hoy, que al igual que los anteriores se celebró a puerta cerrada en la sede de la Cancillería y que empezó con retraso alrededor del mediodía, estuvo antecedido de una reunión técnica este jueves en la que se trataron los seis puntos de la agenda,

EFE

El primer ministro búlgaro Boiko Borisov (del Partido Popular Europeo) ha advertido de los riesgos de inestabilidad que pueden desencadenarse en los países de los Balcanes Occidentales si no se confirman las perspectivas de que pueden llegar a convertirse en miembros de la Unión Europea. Al inicio del semestre de presidencia europea,Borisov se ha comprometido a trabajar para que los socios europeos acepten enviar un mensaje claro a estos países, o de lo contrario «podemos ver escenarios como el de Siria».

El primer ministro búlgaro, Boiko Borisov

El responsable búlgaro ha recomendado también tratar este asunto con «delicadeza» teniendo en cuenta que en todos los países balcánicos hay sectores de la población de confesión musulmana, incluyendo el suyo. La aproximación de estos países, a los que ya hace una década que la UE les prometió un futuro en sus filas, es una de sus prioridades, porque «si los dejamos solos, recogeremos frutos amargos».

Bulgaria quiere que además de renovar el compromiso político, la UE ayude a los ciudadanos de estos países a «sentirse conectados físicamente con Europa» a través de nuevas infraestructuras, carreteras y vías férreas y conexiones digitales.

Por ello recomendó también suavizar las tensiones con Turquía, teniendo en cuenta las características de este país con el que tiene su principal frontera. «En la época del Pacto de Varsovia el ejército búlgaro tenía 120.000 soldados dedicados a contener a un eventual ataque de Turquía durante cuatro días, para dar tiempo a que llegasen los soviéticos. A no ser que cambiemos la doctrina militar europea, prefiero llevarme bien con los turcos». Borisov no mencionó su opinión sobre el ingreso de Turquía en la UE que se da cada vez más por descartado.

Ankara ha tenido recientemente un gesto con Bulgaria al restaurar una iglesia ortodoxa de Estambul que ha entregado al patriarcado ortodoxo búlgaro. En Sofía se ha cambiado la tradicional referencia a los cinco siglos de «yugo turco» por la más suave de «periodo de gobierno otomano», para evitar la confrontación. En Bulgaria hay más de un millón de ciudadanos musulmanes de cultura turca.

Influencia rusa

También se refirió a la muy relevante influencia de Rusia en su país. Sofia es una de las pocas capitales de un país de la antigua órbita de Moscú en el que se ha mantenido el monumento en honor a los soldados soviéticos. «La influencia de Rusia en Bulgaria no es despreciable y el lenguaje antiruso no es apreciado por nadie. Pero voté a favor de las sanciones por la anexión de Crimea por que se rebasó una línea que no debió haberse rebasado, otra cosa es determinar si esas sanciones han sido efectivas o no». En cuanto a la posibilidad de que se vuelva a plantear su renovación durante la presidencia búlgara y su eventual posición, Borisov se refirió a la necesidad de esperar y ver después de las elecciones en Rusia, en las que Vladimir Putin será reelegido con toda seguridad.

La anexión de Crimea ha hecho precisamente que Bulgaria y Rusia tengan ahora una frontera directa, en las aguas del mar Negro.

Horas después de que Donald Trump sugiriera por primera vez que la negociación del Tratado de Libre Comercio podría ser una vía para que México financie su muro, el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, conversa con EL PAÍS en Washington, donde este jueves se reunió con el negociador estadounidense, Robert Lighthizer.

El secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo.

El secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo. REUTERS
 
 

Pregunta. A día de hoy, ¿qué riesgo hay de que se ponga fin al Tratado de Libre Comercio?

Respuesta. Vine a Washington a ver a Lighthizer y preparar la sexta ronda de la negociación. Todos estamos interesados en caminar hacia adelante y empezar a buscar soluciones. Ya llevamos un año en esta discusión. Las declaraciones del presidente Trump en su entrevista de hoy, en las que afirma ser flexible sobre la durabilidad de la negociación, sugieren que una posible terminación del TLC no es inminente.

P. Los negociadores canadienses afirman estar “cada vez más convencidos” de que Trump sacará a Estados Unidos del TLC. ¿Comparte ese punto de vista?

R. Esa no es la información que yo he recibido en mis conversaciones con mi homóloga, Chrystia Freeland, y ella es la responsable de la negociación.

P. Trump ha afirmado que México podría financiar parte del muro indirectamente por el TLC. ¿Sería motivo para que México se levantase de la mesa de negociaciones?

R. El muro y el TLC no tienen ninguna relación. Desde que inicié esta negociación nunca ha existido el tema de la financiación del muro. Nuestro presidente ha sido claro: México nunca pagará por ese famoso muro, que es una discusión interna entre Trump y su Congreso.

P. ¿Qué le parece que Trump sugiera que la negociación se pueda extender a después de las elecciones de México?

R. Una negociación tan importante no debe estar sujeta a calendarios electorales. Sin duda, es mejor para los mercados una decisión más temprana que tardía. La calidad de lo negociado debe estar definida por su sustancia y eso podrá ocurrir antes, durante o después de las elecciones mexicanas. Si hay condiciones para llegar a un acuerdo antes de las comicios no debemos desperdiciar esa oportunidad. Pero no vamos a forzar concesiones por anticipar los tiempos.

P. En un principio consideraban clave llegar a un acuerdo sobre las reglas de origen, después pasaron a decir “no” rotundo al aumento en el sector automotriz propuesto por EE UU y esta semana han vuelto a abrir la puerta a un incremento como única forma de llegar a un acuerdo. ¿Hasta qué punto están dispuestos a ceder en este ámbito?

R. Los coches de hoy son muy distintos a los de 1992, cuando se firmaron estas reglas. Tenemos la obligación de revisar y tener una visión de futuro sobre cómo serán estas normas. La propuesta norteamericana de partida no gustaba ni a la propia industria americana, pero es parte de nuestra negociación. No estoy cediendo; en una negociación nadie se queda en su punto de partida.

P. Tras el primer año de Trump, ¿cómo valora la relación entre México y EE UU?

R. Este mes de enero ponemos la velita de un año a la Administración Trump y aquí seguimos negociando con posibilidades de encontrar una solución buena para todos.

P. Llevan meses trabajando en un plan B en caso de ruptura del TLC. ¿Qué avances hay? Describa cómo sería para México el día después de la potencial ruptura.

R. Nadie se sienta a negociar sin tener una estrategia alternativa. Estamos muy avanzados para cerrar el acuerdo con Europa, que está empatada con China como nuestro principal socio comercial. Estamos ampliando nuestras relaciones comerciales con Brasil y Argentina. Tenemos que estar listos para cualquier alternativa.

P. ¿Ve posible que la Administración Trump no solo se salga del TLC sino que también abandone la OMC?

R. El primer escenario es una preocupación de México, el segundo una preocupación del mundo.