Andrés Díaz / @Andrewwdiaz

Esta noche se desarrollaron diferentes pruebas en natación donde los venezolanos destacaron con medallas doradas, a primera hora, Isabella Páez se colgó el metal dorado al vencer en la modalidad Mariposa en los 200 mts con un tiempo de 2:12.42 con este registro la venezolana impone un nuevo récord Bolivariano, la plata fue para Perú y el bronce lo obtuvo la nadadora colombiana.

Isabella Páez  / Cortesía: @INDeporteVE

 

Seguidamente Alberto Mestre se colgaría el oro por partida doble com los 50 Mts libres con un tiempo de 22.64 y luego en la 4x100 libre mixto junto a sus compañeros Bryan Chávez, Jeserik Pinto y Mercedes Toledo con una marca de 3:35.28.

 

Una de las últimas pruebas de la jornada fue para Rafael Dávila en los 1500mts libres donde logró imponerse a su compañero Andy Arteta que fue plata, Dávila obtuvo el primer lugar con un tiempo de 15:50:67.

Andrés Ibarra / @aalfonzo94

En el Antonio Herrera Gutiérrez los Cardenales de Lara vencieron 5-3 a los Bravos de Margarita. El más destacado por la ofensiva crepuscular fue Rangel Ravelo al irse de 4-3 con un cuadrangular y tres empujadas.

Ravelo recorriendo las bases tras su jonrón / @CardenalesDice

Las acciones comenzaron de la mejor manera para los alados cuando en la propia primera entrada Omar Bencomo fue emboscado, todo fue iniciado con dos dobles de Alejandro De Aza Juniel Querecuto para la primera rayita, luego Ravelo dio imparable para producir otra y finalmente Jesús Montero con otro batazo de dos almohadillas colocó la pizarra 3-0.

En el segundo episodio el cubano siguió con su noche al dar un vuelacercas solitario.

Ya en el quinto capítulo los Bravos descontaron con un roletazo de out de José Osuna, pero en la parte baja los Cardenales aumentaron nuevamente la ventaja con sencillo de Ildemaro Vargas que envió al plato la quinta de su equipo.

En la sexta y novena Margarita produjo anotaciones que no fueron suficiente.

 

El triunfo se lo apuntó Williams Pérez (1-1) quien actuó por espacio de cinco innings donde recibió una rayita, cuatro inatrapables, además ponchó a seis contrarios y repartió dos pasaportes, por su parte el rescate se lo adjudicó Ryan Kelly (9). Mientras que la derrota fue para Omar Bencomo (1-5).       

 

MADRID.- Un golazo de Antoine Griezmann, con un remate formidable de media chilena, sostuvo la fe del Atlético de Madrid en la Liga de Campeones con un triunfo esencial contra la Roma, completado por Kevin Gameiro (2-0), para seguir vivo en la pelea por los octavos, pero todavía sin depender de sí mismo.

Aún necesita una combinación de resultados, que pasan por su victoria en la última jornada frente al Chelsea en Stamford Bridge y al menos un empate del Qarabag en el estadio Olímpico de Roma, para avanzar a la siguiente ronda del máximo torneo europeo. Aún difícil, pero no imposible. Mientras tanto, ya ha asegurado la Liga Europa.

Ya por el minuto 57, cuando el argentino Diego Simeone incluyó una pieza más de ataque, Correa por Augusto, para tensar más el partido, que ya sí parecía del Atlético, a la vez más expuesto en defensa y con el susto que provocó Nainggolan con un centro chut, aparentemente intencionado, contra el poste, a la hora del duelo.

Pero también, aún a ráfagas, con la recuperación de la pelota más arriba, con todo lo que eso supone para él y para su rival, mientras el Atlético se vaciaba rumbo al ataque, al gol y a la victoria, suya con un golazo de Antoine Griezmann, con una increíble media chilena con la que culminó la mejor jugada del choque de los rojiblancos.

Porque partió desde la defensa de Lucas Hernández, porque llegó hasta Filipe Luis, porque conectó con Fernando Torres, que sorteó a la defensa contraria con un envío por arriba para el centro de Correa y por la definición espectacular de Griezmann. Punto y final a ocho partidos consecutivos sin marcar. Punto y final a los pitos.

Y un impulso para el Atlético, que completó la victoria con el 2-0 de Kevin Gameiro, a pase también de su compatriota, y que mantiene la fe a falta de la última jornada, de la última oportunidad: ganar en Londres y esperar un tropiezo del Roma.

EFE