MADRID.- El cantante español Miguel Bosé ha publicado una foto junto a sus cuatro hijos menores en su cuenta oficial de Twitter para impedir una “extorsión” que viene soportando hace semanas, tras haber sufrido el robo de archivos fotográficos a raíz del “hackeo” de su correo electrónico.

El propio artista difundió anoche la primera imagen frontal de sus hijos para, según sus propias palabras, “interrumpirle el negocio” a su agresor.

“Me han hackeado el correo. Me han robado archivos fotográficos de familia y me están extorsionando desde hace semanas y, por eso, no paso. Están tratando la venta del material a terceros”, explica el cantante, que anoche actuó en Sevilla (sur de España), en el mensaje publicado junto a la imagen.

Bosé, que recalca que se ha visto obligado a difundir la foto para acabar con el chantaje, pide que “discreción” hacia los menores de su familia “siga siendo respetada por todos como hasta ahora se ha hecho”.

Bosé había denunciado el pasado 7 de agosto ante la Policía española el intento de extorsión, después de que unos desconocidos le exigieran 60.000 dólares a cambio de no publicar unas fotos de su familia en el parque Disneyland Anaheim de Los Ángeles (Estados Unidos) tomadas el pasado verano.

El cantante había difundido una imagen de esa visita en la red social Instagram, en la que aparecen los menores de espaldas para proteger su intimidad.

EFE

 

LOS ÁNGELES .- El cantante estadounidense Don Williams, miembro del Salón de la Fama de la música country y conocido por sus populares baladas, falleció a los 78 años tras una corta enfermedad, informó hoy la edición digital de la revista People.

Tras comenzar su carrera en Nashville a finales de la década de 1960 y firmar un contrato a comienzos de los 70, Williams, apodado “Gentle Giant” (“El gigante apacible”) por su altura y delicada voz, entró en las listas de éxitos por primera vez en 1973 con el tema “The Shelter of Your Eyes”.

Esa cima la repetiría en numerosas ocasiones con canciones como “Tulsa Time”, “Good Ole Boys Like Me”, “You're My Best Friend”, “It Must Be Love” y “I Believe in You”, posiblemente su canción más recordada.

El artista, realizó su actuación final en 2016, logró un total de 17 números uno a lo largo de su trayectoria, que comenzó de la mano de la banda de folk-pop Pozo-Seco Singers.

“Es hora de colgar el sombrero y disfrutar de un tiempo de tranquilidad en casa”, dijo tras su retirada. “Estoy muy agradecido a mis fans, a mis amigos y a mi familia por el amor y apoyo eternos”, agregó.

Este mismo año, Williams fue objeto de un disco homenaje denominado “Gentle Giants: The Songs of Don Williams”, que incluía versiones de sus éxitos a cargo de artistas como Garth Brooks o Lady Antebellum.

Williams pasó a formar parte del Salón de la Fama de la música country en 2010. Al artista le sobreviven su esposa, Joy Bucher, con quien se casó en 1960, y sus dos hijos.

EFE

LONDRES.-El cantante Bob Dylan, premio Nobel de Literatura 2016, dedica el último volumen de su “Bootleg series”, presentado en Londres, a su periodo religioso, cuando se convirtió al cristianismo y sus canciones manifestaron sus creencias.

Este trabajo, presentado en la capital británica bajo el nombre “Trouble no more”, recoge canciones de una de las etapas más polémicas del músico estadounidense, entre 1979 y 1981, lo que se conoce también como sus años góspel.

Dentro de la misma temática, el documental “Trouble no more”, sobre el periodo evangélico del cantante, se presentó a la prensa en Londres antes de su estreno en el Festival de Cine de Nueva York el próximo octubre y donde se documentan emblemáticos conciertos como el de Toronto y Buffalo en la gira ‘Slow Training Coming’.

El documental, de poco más de una hora, intercala los conciertos de Dylan con los sermones escritos por el crítico Luc Sante e interpretados por el actor Michael Shannon.

Los recopilatorios musicales ofrecen nuevas producciones artísticas y en las que se pueden escuchar obras maestras como nunca antes se habían escuchado, tal y como sucede con este decimotercer volumen, que muestra en cada canción un Dylan casi desconocido.

EFE