MÉXICO.- Un estudio realizado por especialistas del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) encontró altas concentraciones de plomo en muestras de los dulces más consumidos por los niños en Ciudad de México, informó hoy el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El estudio “Lead in candy consumed and blood lead levels of children living in Mexico City” (Plomo en dulce consumido y niveles de plomo en la sangre de niños que viven en Ciudad de México) fue publicado en marzo de 2016 en la revista Environmental Research.

Los investigadores expusieron que ciertos caramelos presentaban niveles de plomo por encima de los permisibles por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, y que corresponde a 0,1 partes por millón.

Marcela Tamayo y Ortiz, doctora en epidemiología ambiental y ocupacional del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del INSP, indicó que esta investigación surgió por antecedentes de las décadas de 1990 y 2000, cuando estudios de Estados Unidos reportaron concentraciones de plomo en dulces.

“Estados Unidos tiene un sistema de monitoreo de niveles de plomo en sangre muy bueno; muchos estados de ese país comenzaron a detectar a niños con niveles de plomo alto, cuestionándose la procedencia del plomo. Las investigaciones vieron que provenían de dulces hechos en México”, explicó la doctora, citada en un boletín de Conacyt.

Para el estudio mexicano, los investigadores preguntaron a madres y niños los dulces que habían consumido en la última semana por medio de un cuestionario, y se midieron las concentraciones de plomo en muestras de diferentes marcas de dulces de consumo frecuente en los participantes.

“Encontramos una asociación significativa entre la ingestión de plomo de la semana anterior a través del consumo de dulces y los niveles de plomo en sangre de los niños. De los 20 dulces que nos reportaron como más consumidos analizamos las concentraciones de plomo y detectamos niveles de plomo por encima de lo que ha catalogado como permisible la FDA”, dijo.

Por otro lado, el estudio indica que la ingesta de dulces analizados tiene una asociación en los niveles de plomo en la sangre de los niños sujetos del estudio.

El plomo es un metal tóxico presente de forma natural en la corteza de la Tierra. Por su toxicidad, es considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como uno de los 10 elementos químicos de mayor preocupación.

Tamayo y Ortiz, autora principal del estudio, explicó que los efectos del plomo en la salud no son visibles de manera inmediata, pero genera consecuencias graves y permanentes ya que afecta el neurodesarrollo de los niños.

Agregó que durante su desarrollo, el cerebro de los niños necesita calcio para poder hacer las conexiones necesarias para formarse adecuadamente, pero si durante este proceso el plomo sustituye al calcio, afecta el coeficiente intelectual (CI).

“Se calcula que a nivel poblacional, la exposición al plomo influye en la pérdida de hasta cinco puntos de CI”, acotó.

EFE

BRUSELAS.- El fipronil representa un riesgo de intoxicación “muy improbable” para los humanos, que, en los niveles máximos detectados en Bélgica y Holanda, tendrían que consumir miles de huevos contaminados a lo largo de su vida para sufrir efectos adversos.

Así lo explicó, en declaraciones a Efe, el experto y toxicólogo de la Universidad de Lovaina, Alfred Bernard, quien insistió en que los consumidores deben estar tranquilos y que las medidas de precaución tomadas hasta el momento responden más a un fraude legal que a un “peligro” real de intoxicación.

“No hay riesgo para la población en este momento. Esta limitado y potencialmente es muy improbable”, aseguró el experto.

El asunto ha creado alarma y mucha confusión en Holanda y en Bélgica, donde se han detectado trazas de fipronil superiores al umbral de “riesgo” establecido por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), en 0,72 miligramos por kilo de alimento.

Bernard subrayó que estos niveles tendrían que superarse “durante un periodo muy prolongado para que entrañaran un riesgo de intoxicación crónica”, y asegura que no ha habido ningún caso de muerte en Europa.

“El riesgo es casi inexistente porque la duración de la exposición es limitada, hay un margen de seguridad muy alto y la probabilidad de que una persona consuma todos los días huevos contaminados es muy limitada”, afirmó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica el fipronil como “moderadamente tóxico” para los humanos y estima que sólo en grandes cantidades puede causar daños hepáticos, a nivel del tiroides o riñones.

EFE

SANTIAGO DE CHILE.- Un grupo de científicos de la Universidad de Santiago de Chile (Usach) creó un sustituto de papa frita elaborado con una mezcla de papa y arroz, y que absorbe hasta tres veces menos aceite, para convertirlo en una alternativa saludable para los consumidores.
La doctora Laura Almendares, académica del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Usach, explicó hoy en declaraciones a Efe que las políticas de salud de Chile se han limitado “a colocar sellos” en los envases, pero que los chilenos “siguen comiendo papas fritas y es algo que no se ha logrado cambiar”.

Por este motivo, señaló que el objetivo de este proyecto es el de “generar un producto más sano, que no les haga mal y que puedan consumir sin mayores problemas”.

Para ello, los científicos crearon, mediante un proceso de destrucción, una papa frita hecha con una mezcla de descartes de papas y subproductos del pulido de arroz, pero con una forma “un poco distinta”, para distinguirla de la tradicional, pero un sabor similar.

“El sabor de la papa frita es muy parecido pero esta es más sana, entonces al educar al consumidor chileno, este aprende y sigue tendencias más sanas”, indicó Almendares.

El objetivo final de este producto es el de reducir la tasa de obesidad de Chile que, con un 63 % de la población afectada, es la más alta de Suramérica, según el informe “Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe” de la Organización de las Naciones Unidas.

En la actualidad, el proyecto se encuentra en proceso de estudio de mercado, con el que buscan “darle las herramientas al empresario, para poder, posteriormente, escalar y generar el producto”, aseguró Almendares.

EFE