Hundimiento es una amenaza para vivienda de Primero de Mayo.

Los trabajos realizados por la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) y la Hidrológica del estado Bolívar (Hidrobolívar) en El Zanjón de Primero de Mayo, San Félix, se deterioran.

Primero de mayo (Wilfredo Álvarez)

Recientes lluvias han arrastrado parte del relleno colocado para reparar el suelo, pues luego de arreglar las tuberías, la alcaldía debía asfaltar.

Nuevamente se notan huecos y los vehículos deben transitar despacio por la irregularidad.

Además, las personas cargan con montañas del material abandonado por Sidor.

En el sector hay otro hundimiento que impide el tránsito por un canal de la calle Unión. Aunque la empresa también repararía este problema, ya tiene varios meses sin ir al sitio.

Hender Cabrera, vecino, es el más afectado, ya que el hundimiento afecta directamente su vivienda.

Cuenta que hace dos años comenzó el problema por el rompimiento de las tuberías de aguas blancas y negras que “están podridas”.

La “piscina” impide que pueda sacar su vehículo de su casa, además, causó el colapso de la acera.

Cabrera rellena con escombros y arena para evitar que se desplome una de las paredes.

“Yo estoy seguro que las instituciones no repararán esto, por eso relleno por mi propia cuenta”.

Camioneros aseguran no trabajarán hasta que la Alcaldía de Caroní cumpla con pagos de tres meses.

Recolectores de basura no van a trabajar (Wilfredo Álvarez)

Focos de contaminación en Ciudad Guayana son cada vez más frecuentes ante la falta del cumplimiento de la recolección domiciliaria de desechos sólidos.

Hasta ahora no han llegado las 30 compactadoras prometidas por el alcalde encargado del municipio Caroní, Tito Oviedo, y anunciadas por el presidente de la República, Nicolás Maduro, en noviembre de 2016.

La situación se agrava ante el paro convocado este lunes por los recolectores de basura contratados por la Alcaldía de Caroní a través de la Corporación de Servicios Patrióticos Sociales (Csps).

Trabajadores de las cooperativas Multiservicio y Acoitaré se plantaron frente al Palacio Municipal para exigir el pago de deudas correspondientes a tres meses.

Neldos Nogales, trabajador de Acoitaré, manifestó que les deben noviembre, abril y mayo.

Sonando las cornetas de los vehículos expresaron su descontento.

De acuerdo con Nogales, los trabajadores de las cooperativas mantendrán un paro hasta que la institución responda positivamente.

“No es posible que dejemos limpia la ciudad y también limpios nuestros bolsillos”, expresó uno de los protestantes.

También solicitan al alcalde (e) “el cumplimiento de un aumento del 100 %” ya que -aseguran- que la institución les paga Bs. 3.000 diarios.

“Eso no alcanza para un kilo de arroz”, se quejaron.

La protesta paralizará las labores de unos 20 camiones recolectores y alrededor de 80 trabajadores.

“La ciudad se irá a llenar de más basura, pero no podemos seguir con esta situación”, indicó Nogales.

Focos de contaminación

Los guayacitanos denunciaron que el proceso de recolección de desechos sólidos es muy inconstante.

Miguel Silva, habitante de la urbanización Francisco Avendaño -Los Alacranes- indicó que los camiones a veces pasan una vez a la semana por la avenida Libertador y otras veces tardan hasta un mes entero.

Además, contó que hay algunos camiones que pasan por la comunidad pero cobran por bolsa.

“A veces nos piden Bs. 500 por cada bolsa de basura y como pasan muy poco, tenemos muchas”.

Igualmente, denuncia que personas de otras comunidades transitan el sitio y dejan abandonados sus desechos, agravando el foco de contaminación.

“Aunque hay un problema con la recolección, las personas no colaboran para mantener la ciudad limpia”, puntualizó.

Sin instrumentos de trabajo

Recolectores de basura dijeron que la Alcaldía de Caroní no les ofrece apoyo con instrumentos de trabajo como palas ni repuestos para los vehículos, lo que “complica el trabajo”. A su vez, exigen la entrega de botas y guantes.

A bombazos y perdigones disuelta protesta por escasez de alimentos en La Guaira.

vargas1.jpg

Cerca de dos horas duró la manifestación pacífica protagonizada por habitantes de la parroquia La Guaira del estado Vargas en las adyacencias de las las plazas Bolívar y Chávez del casco central litoralense, por la mora en la venta de las llamadas bolsas y cajas Clap, que mantuvo colapsado el paso vehicular en la Av. Carlos Soublette.

A través de la red social Twitter, el diputado a la Asamblea Nacional (AN) José Antonio Olivares, informó sobre la manifestación ciudadana acotando que “mientras Carneiro pasea en bicicleta los güaireños pasan hambre”

 

Temen que las lluvias afecten las condiciones que presenta el canal, aseguran que los entes públicos no ejecutan las medidas preventivas.

Alcantarillas a punto de colapso en Los Arrendajos (Fredys Marrero)

Upata.- “De no tomarse precauciones las consecuencias serían graves. En los últimos meses se ve cómo lo que queda de asfalto en el conducto que une al sector con otras comunidades, cede por las lluvias y la falta de mantenimiento”.

 

Es lo que expresa Teresa Hernández, del asentamiento campesino Los Arrendajos.

 

La vecina opina que los entes públicos no son responsables en el asunto, a pesar que la comunidad en reiteradas oportunidades les ha informado la situación.

 

Explica que para llegar  al sector hay dos vías agrícolas:  una es por San  Martín y por otro lado la carretera de San Ramón; en esta última donde se encuentra el problema.

 

Asegura Hernández que la alcantarilla esta apuntó de colapsar y de ocurrir las familias resultarán afectadas.

 

Los habitantes de Los Arrendajos viven de los rubros que producen del campo y la fabricación de casabe y sus derivados, “pero de llegar a obstruirse el sistema de cloacas, la economía se vendrá abajo. La situación mantiene preocupados a quienes vivimos aquí”, sostuvo Hernández.

 

No asumen compromiso

Luisa Bolívar, otra de las habitantes, comentó que mejorar la condición de la canal es responsabilidad de instituciones como alcaldía y gobernación, órganos públicos que se desligaron de estos problemas. La comunidad organizada espera que sus peticiones sean tomadas en cuenta para evitar males mayores, especialmente ahora que llegó la temporada de lluvias.

 

Alega que la incertidumbre persiste entre los habitantes de la comunidad rural.

 

El transporte público también desapareció de la comunidad, producto de las pésimas condiciones en las que se encuentra la carretera, agudizando más el problema que padecen.

 

“A duras penas entran quienes tienen sus vehículos privado; los conductores asumen el riesgo”, dijo Bolívar.

 

“Cuando no podemos entrar por la carretera de Mundo Nuevo lo hacemos por la vía alterna, la cual presenta mayor deterioro. Nosotros solo queremos que se construya un sistema de alcantarillas para evitar que se prolongue la falla”.

 

Son aproximadamente 70 familias quienes ven cómo la calidad de vida se perjudica “por negligencia de las autoridades municipales y regionales”.

 

No hay agua

La falta de agua afecta a los lugareños, desde hace varios años no llega por tuberías y la gente recurre a los aljibes o almacenan agua de lluvia, contó Luis Viamonte.

El abastecimiento irregular de gas doméstico persiste en el municipio Caroní. Este miércoles, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) custodiaba una venta del recurso en El Roble, pero para ello tuvo que suspender el operativo en el punto de Los Arenales. Los que esperaban en este último sector protestaron brevemente en la redoma de Dalla Costa.

Para surtir este punto, la GNB tuvo que cancelar la venta en Los Arenales

Un funcionario militar informó que en la comunidad se habían vendido seis camiones de bombonas el pasado martes, que este miércoles “tenían que dar chance a los demás”, y que ya el jueves retomarían el operativo en la barriada.

Tres camiones con cilindros de 10, 18 y 43 kilos llegaron a El Roble, a las 10:00 de la mañana, para comenzar la venta regulada. “Lo que no sabemos es si va a alcanzar para todos”, dudó Viviana Moreno, vecina de San José de Chirica que se apostó en la cola frente a la feria de hortalizas de El Roble a las 4:00 de la madrugada. 

colagas
La cola frente a la feria de hortalizas de El Roble comenzó desde antes de las 4:00 de la madrugada

Gas insuficiente

Después del incendio de la planta de llenado de Nueva Chirica, en San Félix, el servicio de gas se ha pauperizado. “Ya de por sí los camiones no iban a la casa, y uno tenía que ir a Chirica a recargar y pasar penurias en la cola, pero ahora tenemos que andar de un lado a otro a ver dónde van a vender”.

José Rodríguez, vecino de Buen Retiro, rechazó la forma en como abastecen los puntos de venta a cielo abierto activados por Pdvsa Gas Comunal tras el incendio.

“Ayer (martes) vinimos a las 4:00 de la mañana a esperar el gas y tuvimos que trancar la calle, para que a la 1:00 (de la tarde) nos dijeran que no nos iban a traer”, y que debían regresar este miércoles para comprar.

La venta se dio, pero no fueron atendidas todas las personas en cola.

El oficial de la Guardia consultado indicó que “llegaron tres camiones con  200 bombonas cada uno (en promedio). Cuando llegaron, nosotros contamos 150 personas con bombonas (marca) Castilla y 160 con bombonas (marca) Autogas. Lo que pasa es que cuando ven que llegan los camiones, más y más personas se suman en la cola”.

Con ello justificó la insuficiencia del operativo para todos los usuarios. “Sabemos que hay revendedores, personas que se salen de la cola y se vuelven a meter, pero nosotros estamos controlando la situación”, informó el oficial entrevistado por Correo del Caroní.

Desde que se activó el operativo de venta a cielo abierto de gas, el jueves de la semana pasada, ha habido protestas vecinales todos los días, incluyendo este miércoles, en San Félix.

Mientras tanto, las personas denuncian que una bombona pequeña de 10 kilos de gas es revendida entre 20 y 25 mil bolívares, “y los taxis que lo traen a uno con bombona encima te quieren cobrar mil bolívares” extra sobre el precio de la carrera, solo por llevar el cilindro, denunció Viviana Moreno.