Prensa Vente Bolívar.- La puesta en marcha del nuevo cono monetario generó en la población incertidumbre y desconfianza, situación que empujó a que muchos amanecieran la mañana del martes 21 de agosto haciendo largas colas frente a los bancos para poder retirar un poco de los nuevos efectivos para sus transacciones.

Con el pasar de los días las largas colas no han disminuido, sino que por el contrario se han mantenido. Lo que se planteaba como la solución a la falta de efectivo en la calle y la hiperinflación galopante no ha dado los resultados deseados por el régimen.

“Lo de las colas en los bancos es producto de esta locura de la reconversión y de mal llamada políticas económicas, yo las llamo medidas comunistas, intervencionista y destructivas”, aseguró el coordinador regional de Vente para el estado Bolívar, Douglas Rodríguez.

“El régimen con la reconversión aceptó la Hiperinflación, y no resuelve esta. El régimen una vez más demuestra que es el enemigo de la producción, del bienestar colectivo y de la calidad de vidas. Es un régimen destructivo inclusive de las necesidades más sensibles del pueblo venezolano, como la comida, medicina, ejemplo de ellos, los negocios cerrados después de los anuncios macabros del régimen”, resaltó Rodríguez.

Medidas para el caos

Por su parte Annahys Ávila Salomé, estudiante de economía y miembro de Vente Joven Bolívar, explicó que frente a un escenario donde en el mercado hay dos precios, uno de pago por efectivo y otro por transferencia, lleva a las personas al desespero de ir a hacer una cola de más de dos horas, y hasta más de cuatro, en el banco para poder retirar efectivo.

“El régimen está poniendo cantidades de dinero a través de bonos, etc, que en verdad el Estado no produce, así que cada vez que este dinero se debita se genera una pequeña inflación que devalúa la moneda, y por ende hace que los precios suban”, indicó Ávila.

En lo que coinciden en general el equipo de Vente Bolívar es que estas medidas económicas provocarán el cierre de muchos microempresarios, mayor desempleo y el nivel de escasez de alimentos jamás antes imaginado en el país.