El parlamentario afirmó que todas estas acciones iniciadas en contra de los diputados de Primero Justicia y jóvenes arrestados tras el intento de magnicidio constituye una violación flagrante a sus derechos humanos, algunos de los cuales hasta ahora el régimen no ha brindado fe de vida, impidiendo que sus familias puedan verlos.

 

“La detención arbitraria e inconstitucional del diputado Juan Requesens y demás jóvenes arrestados tras el ataque del 4 de Agosto sufrido por el Presidente de la República, Nicolás Maduro en la avenida Bolívar de Caracas, durante los actos de la salutación de los 81 de la Guardia Nacional, es la muestra más fehaciente que el régimen usa la tesis del magnicidio  para iniciar una purga en la oposición venezolana”, así lo dio a conocer el diputado a la Asamblea Nacional Freddy Valera.

El parlamentario calificó de inconstitucional el antejuicio de mérito abierto contra Juan Requesens y Julio Borges Justicia, por parte de la Asamblea Nacional Constituyente, la cual carece de legitimidad para iniciar este tipo de procedimiento, más aun cuando este vulnera todo los procedimientos legales  existentes.

“No ha existido un pronunciamiento por parte del Tribunal Supremo de Justicia o el juez de la causa para exigir el antejuicio de mérito contra los parlamentarios, menos aún pruebas contundentes que lo involucre a los hechos, ya que lo único que ha presentado hasta ahora el régimen son las declaraciones de supuestos integrante de una célula terroristas que han declarado bajo coacción y tortura”.

 

Violación flagrante

Valera afirmó que todas estas acciones constituyen una violación flagrante a los derechos humanos  de los detenidos, algunos de los cuales hasta ahora el régimen no ha brindado fe de vida, impidiendo que sus familias puedan verlos desde sus detenciones ocurridas entre el 4 y 6 de agosto.

“La propia presentación de Requesens ante el país, a través de un video en el que se le ve divariante, completamente drogado con temor a las represalias de sus captores, constituye una prueba de la violación flagrante de sus derechos constitucionales no solo como diputado sino como venezolano, más aún cuando no existen pruebas concretas en su participación en los hechos que se imputan”.

El parlamentario aseguró que a los largo de los 20 años que lleva en el poder, el régimen contantemente hace mención a la figura del Magnicidio como herramienta para incrementar su popularidad y acusar a sus adversarios, elemento que lo obliga a exigir una investigación transparente y equilibrada de los hechos.

“El magnicidio como tal, es un acto que no solo coloca en riesgo la vida de cientos de  personas sino que atenta contra la institucionalidad del Estado, elemento que  nos obliga a rechazarlo como vía para impulsar los cambios políticos y sociales que requiere el país; sin embargo no puede ser usado como herramienta de purga por el régimen para la persecución política y acabar con la oposición como lo ha venido haciendo Hugo Chávez y Nicolás Maduro”.(Prensa Diputado Freddy Valera)