Camilo Torres, agremiado del Colegio de Enfermeros del estado Bolívar, denunció que con el nuevo tabulador “borraron de un solo plumazo” las reivindicaciones logradas por las autoridades sindicales al firmar la contratación colectiva en junio de 2018.

“No es posible que ese contrato haya sido vulnerado con el nuevo tabulador, donde los profesionales de la salud perdieron una serie de reivindicaciones que han ganado tras años de lucha y trabajo”, añadió.

Dijo que con la puesta en marcha del nuevo salario, algunos profesionales ganarán hasta 2 mil 400 bolívares soberanos.

“Eso no es nada, vayan al mercado y compren con eso, la inflación se llevó por los cachos ese incremento salarial”.

Se perdieron beneficios
Torres calificó como una violación a los derechos de los trabajadores la eliminación de la convención colectiva, la cual se firmó recientemente y tiene una vigencia de un año.

Esgrimió que ni siquiera el gobierno se reunió con los gremios para hacer la reestructuración de los salarios.

“Con esta nueva tabla, los profesionales de la salud han perdido algunos beneficios como la primas del 60 % de salario por carga familiar, prima de profesionalización, transporte, entre otros”.

Por su parte, Helena Marquez, en representación de las enfermeras, mencionó que perdió su prima de antigüedad a pesar de sus 15 años de servicios.

“Ahora una profesional de la salud con esa antigüedad gana lo mismo que alguien que esté comenzando. ¿Dónde queda la meritocracia?”.

Además, acotó que los empleados del sector salud están trabajando por vocación.

“Seguimos asistiendo a nuestros puestos por amor al prójimo; no tenemos corazón para darles la espaldas a los enfermos”.

No descartan tomar acciones
Camilo Torres afirmó que la semana pasada se entregó un pliego de peticiones en la inspectoría del trabajo y esta semana se van a coordinar unas asambleas.

PRIMICIA