La décima edición del festival Santander Music se cerró anoche en la Península de La Magdalena tras los conciertos de Viva Suecia, C. Tangana o IZAL

El escenario y el contexto no parecían los mejores: Santander venía de sufrir la cancelación de última hora de David Guetta, feo final para la semana grande. Después del jarreo metafórico y el de verdad, salió el sol. El metafórico y el de verdad. La décima edición del Santander Music se abrió el pasado jueves en Santander al compás de la ola de calor y con un grupo que siempre cumple, Arizona Baby. Barbas largas mediante, capearon con buen humor y lo mejor de su rock, country y bluegrass la llegada por goteo del público.

El primer gran espacio del cartel, eso sí, estaba reservado para los murcianos Viva Suecia. La que es, probablemente, la banda que más crece en el panorama indie español lo dio todo para el público de la capital cántabra con temas de su último trabajo, Otros principios fundamentales, y cerraron su actuación con su canción más conocida y parte del mismo, Hemos ganado tiempo.

La segunda noche estuvo marcada inequívocamente por la actuación de C. Tangana. Centenares de adolescentes se agolpaban a las puertas del recinto varias horas antes del concierto, en un ambiente festivo, para poder tener un mejor sitio. La actuación del trapero, sin embargo, no llegó a los 45 minutos de duración y muchos mostraron su decepción en redes sociales, donde su nombre llegó a ser trending topic. Humo y fuegos artificiales fueron los elementos decorativos de un espectáculo con bailarinas de polldance que se cerró con Mala Mujer y varios cánticos reivindicando a Kase O.

El rapero maño, uno de los miembros de los extintos Violadores del verso, había sido el primero en actuar ya en noche cerrada por casi hora y media. Tiempos aparte, Kase O repasó casi todos los éxitos de su extensa carrera y aprovechó el escenario del Santander Music para reivindicar valores como la tolerancia y la condena a la violencia sexual con un “no es no” que corearon todos los asistentes.

La última noche, la del sábado, tuvo un protagonista inequívoco. Más bien cinco. Los cinco deIZALtomaron La Campa al completo presentando la mejor entrada de los tres días con el recinto hasta la bandera. Después de tocar en el Low Festival y recorrerse medio país, los madrileños hicieron las delicias de los asistentes con un setlist que iba desde lo más antiguo, hasta las canciones de su último disco; desde Magia y efectos especiales hasta El Pozo, single de su más reciente trabajo.

Si bien el Santander Music puede ser considerado pequeño, sin connotación peyorativa, los tres días de agosto que ha tomado la punta norte de Santander lo demuestran como un gigante. Siempre hay cosas a mejorar, claro, como el escaso número de camareros o de actividades paralelas, pero el gusto final es agradable al paladar.

De corte típicamente indie, la presencia de raperos clásicos como Kase O o revolucionarios de la escena mainstream como C. Tangana, hablan de un festival abierto y sin complejos que sabe entregar a sus acérrimos también a La M.O.D.A.o IZAL. Y, sobre todo y más importante, parece hacer oídos a la maldición se oye en Santander cuando hay tambores de un gran directo.

el mundo de españa

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here