‘Spider-Man’ no lleva subtítulos, pero sí luce el sello de Insomniac Games, un estudio especializado en videojuegos de hacer cabriolas en el aire

Dos horas parece el mínimo que se le exige hoy a una película, ¿pero en un videojuego? Es una minucioa, apenas un aperitivo para lo que la gran mayoría tienen que ofrecer. La media de 10 o 15 horas por aventura es lo más normal.

Ese tiempo da para aprender a moverte un poco por Nueva York (por Manhattan, si somos más precisos), para capturar a Kingpin, clásico villano del mundo Marvel; para pegar unas cuantas leches a matones típicos y para darte cuenta de que la verborrea que caracteriza a Spider-Man está más que presente.

Si necesitas una comparación con otro videojuego, piensa en esto como un híbrido del combate de un ‘Batman’ de la saga ‘Arkham’, la fluidez de movimiento por el mapa de la saga ‘Infamous’ (lógico, son del mismo estudio) y algunas ideas de los Assassin’s Creed, como activar torres para ver actividades en el mapa.

Además de jugarlo, pude hablar unos minutos con Bryan Intihar, el director creativo de Insomniac y uno de los principales responsables de Spider-Man para PS4, lo que me ha permitido entender un poco mejor el juego.

La visión del juego que ha llevado a tomar la mayoría de decisiones importantes, según Intihar, vino dada de una conversación con Bill Rosemann, uno de los creativos más importantes de Marvel. “En su cabeza, los mejores momentos de los cómics de Spider-Man se dan cuando su mundo y el de Peter Parker chocan”, comenta. “Y eso nos ha guiado durante buena parte del desarrollo”.

La colaboración entre el estudio de videojuegos, Sony y Marvel parece que fue como la seda a partir de esta reunión con Rosemann, o eso quiere hacernos creer Intihar. “Tuvimos mucha libertad para interpretar al personaje como quisiéramos, siempre acudiendo a la fuente como referencia, claro está. Nunca nos dijeron que no a nada […], lo que no significa que no asumiéramos ciertos riesgos”.

Si eres fan de Spider-Man, seguramente hayas apreciado uno de esos riesgos a simple vista: la araña y otros detalles del traje son blancos. “Es la primera vez que se utiliza para la araña”, comenta con cierto orgullo el directo creativo. Y no fue fácil dar un con un diseño final: “No podría decirte la cantidad de versiones que hicimos” ¿Ni un número? “Es que son tantas que paramos de contar”.

La razón por la que dedicieron llevar esta dirección… mejor no revelarla. “Si juegas un poco al juego, entenderás qué es lo que simboliza el cambio de color y por qué Peter Parker decide ir por ese camino”.

Dado que uno de los primeros planos del juego es de Peter poniendo cara de haber comido limones tras oler su viejo traje, cierto es que el cambio parece a mejor. Y efectivamente, en las primeras dos horas, el protagonista elabora su traje tras arrestar al Kingpin, el primer villano al que se enfrenta. Pero no es el único del juego, ni muchísimo menos.

Spider-Man se enfrentará a un buen grupo de villanos clásicos de los cómics, desde El Buitre a Electro, pasando por Silver Sable o Mr. Negativo, el más destacado de todos ellos y el que viene a liderarlos en cierto sentido. “Cuando arrestas a Kingpin, te grita que Spider-Man lo echará de menos en menos de un mes. Y así es”.

¿Pero no es un riesgo quemar tantísimas balas en un sólo juego? Las películas, salvo la tercera de Sam Raimi, contaban con un único villano siempre como vehículo de la historia. “Sentimos que, si sólo incluíamos a un villano, los fans iban a sentirse decepcionados”.

Oh, los fans. Por lo general, los fans de los cómics son bastante duros con sus opiniones y no perdonan una. Ya sea porque e, ciertas historias de los tebeos, una mujer asume el papel de Thor, la heredera de la tecnología de Iron-Man es afroamericana o una niña musulmana se convierte en Ms. Marvel, no son el público que mejor acepte el cambio.

“Estamos preparados para recibir críticas, sí, pero también creemos que hemos hecho un trabajo que va a satisfacer a todos los fans de los videojuegos y de Spider-Man. Hemos puesto mucho empeño en que sea una experiencia completa”.

La experiencia es completa si eres el tipo de jugador que juega sólo. Si te gusta más Fortnite o Call of Duty, que sepas que no hay un modo multijugador online en Spider-Man. Y tiene su lógica: PlayStation sigue cosechando grandes éxitos en los juegos con una historia para un jugador. Ahí está God of War este año u Horizon: Zero Dawn en 2017.

“Hay espacio para que los dos tipos de juego, los de un jugador y los multijugador, coexistan”, asegura Intihar, que no duda en poner el videojuego del dios de la guerra como ejemplo de “un título con una historia que rompe todos los récords de la generación de consolas”.

Aunque dos horas jugando son muy pocas para evaluar que un juego sea bueno, lo cierto es que Spider-Man tiene muchas papeletas para sumarse a la saga ‘Batman: Arkham’ como uno de los pocos videojuegos modernos sobre licencias de cómic que merecen la pena y no viven simplemente del carisma y el cariño que se tiene a su protagonista.

Intihar no me quiere decir si hay alguna escena de los cómics que se haya imitado directamente en los videojuegos, como suele ser habitual en el cine o las series sobre superhéroes; pero deja claro que “tenemos un gran cariño por Spider-Man y esperamos que eso lo noten todos los jugadores”.

El tono es mucho más ligero y cómico que en los videojuegos del Caballero Oscuro y también hay un gran mapa por explorar y en el que invertir muchas horas haciendo recados, evitando atracos y, de vez en cuando, compartiendo cámara con otros personajes conocidos, como Mary Jane Watson (a la cual se puede manejar en ciertos momentos de la aventura) o Miles Morales, el otro Spider-Man más popular en la actualidad con permiso de Spider-Gwen.

Tras dos horas de juego, el regusto del juego es fantástico; y el entusiasmo de uno de sus creadores por transmitir que se han esforzado en hacer un personaje empático, divertido de manejar y con mucho que hacer ayuda a creerse que este puede ser un gran juego.

‘Marvel’s Spider-Man’, que es su nombre oficial completo, llega a PlayStation 4 el próximo 7 de septiembre.

EL MUNDO DE ESPAÑA