Prensa Vente Bolívar – Continúa las protestas de las enfermeras y médicos del municipio Caroní, del estado Bolívar, exigiendo salarios dignos para poder alimentar a sus familias y también mejores condiciones laborales para poder garantizar un servicio digno a los ciudadanos que requieren de un excelente sistema de salud.

Este viernes se sumó un total de 22 días de protestas en la región por parte de médicos y enfermeras, uniéndose así a la voz que alzaron sus colegas en todo el territorio nacional. La marcha comenzó en la entrada del Hospital Uyapar de Ciudad Guayana y subió por el Paseo Caroní y tomando la avenida Guayana, hasta llegar a la cruz del papa donde se construye la catedral para recibir la bendición del padre Gerardo Moreno.

Para Douglas Rodríguez, coordinador regional de Vente Venezuela en el estado Bolívar,  es plausible que otros gremios se hayan unido a esta protesta porque aseguró que lo que se vive en el país es una crisis humanitaria a grandes escalas.

Con pitos, consignas y pancartas fueron caminando lentamente para hacerse notar por la sociedad civil que fueron sorprendidos por esta protesta.

“Es la sociedad civil la que tiene que recuperar su confianza en sus trabajadores para poder cumplir con los objetivos que tanto soñamos, una Venezuela libre de verdad, donde todas las reivindicaciones sociales se vean en un nuevo gobierno”, manifestó el dirigente de Vente en Bolívar.

“Las condiciones en las cuales estamos trabajando son muy deprimentes. Allí simplemente lo que hay es voluntad de un grupo de médicos y enfermeras que están trabajando y luchando para poder ayudar a la población a mitigar los problemas de salud que tienen”, expresó la licenciada Maritza Moreno, presidenta del colegio de enfermeras del municipio Caroní del estado Bolívar.

 

A esta protesta se unieron el gremio de los docentes y parte de los trabajadores del sector aluminio. Estos últimos aseguraron que a partir del lunes se sumarán a mayor escala en la protesta para exigir también mejores condiciones salariales.

 

“La empresa se niega a reconocernos nuestros derechos laborales y hoy le estamos dando un apoyo a nuestros médicos y enfermeras, un apoyo que de verdad se lo merecen porque luchan por la vida”, indicó Noel Gerdez, trabajador de CVG Venalum.