El cuerpo de un prostituto aparece mutilado y abandonado sobre el puente de Williamsburg. Es sólo el primero de una serie de crímenes que aterrorizan la Nueva York de finales del siglo XIX. Theodore Roosevelt, el nuevo comisario de la ciudad, asume el difícil encargo de encontrar al asesino. En su búsqueda se ve envuelto en una trama de policías corruptos y recurre a un estudioso de las patologías mentales conocido como el alienista, Laszlo Kreizler, al que da vida Daniel Brühl. El actor alemán de origen español protagoniza la adaptación para Netflix del best seller de Caleb Carr, un thriller psicológico ambientado en 1896.

El actor Daniel Brühl, en una imagen de la serie 'El alienista'.

El actor Daniel Brühl, en una imagen de la serie ‘El alienista’. NETFLIX

“La novela de Carr es una maravilla, una lección de Historia. Siendo europeo no sabía nada del pasado de Roosevelt como fiscal antes de convertirse en presidente de los EEUU”, asegura entusiasmado a EL MUNDO Daniel Brühl (Barcelona, 1976) durante una presentación en Roma.

No es la primera vez que el intérprete se embarca en un proyecto de televisión. En Berlín, donde se crió, dio sus primeros pasos en la pequeña pantalla antes de triunfar con Good Bye Lenin (2003) pero reconoce que no fueron sus mejores trabajos. “El cine sigue siendo mi pasión pero desde que vi Los Soprano tenía ganas de hacer televisión”.

En la pantalla Brühl está acompañado por Luke Evans, que interpreta a un ilustrador, y Dakota Fanning, la competente secretaria de Roosevelt, decidida a convertirse en la primera mujer del cuerpo de policía de Nueva York. Juntos tratan de entrar en la mente del asesino a pesar de que la ciencia forense era entonces una disciplina en pañales. “Por suerte estoy casado con una psicóloga que me ayudó a preparar el personaje. Me entrevisté con psicólogos criminales y leí sobre esos primeros hombres valientes que tuvieron que luchar contra los prejuicios porque la psicología no estaba reconocida como ciencia”.

El actor confiesa que para preparar una historia no se conforma con el guion sino que trata de entrar hasta los huesos del personaje. Investiga, lee, conoce a gente… casi como un alienista. “Siempre me ha gustado la Historia porque explica de dónde venimos y adónde vamos. Tengo que reconocer que la atmósfera oscura me fascina”. Y, si tienen un poso de verdad, aún mejor. Como El alienista o Salvador(Manuel Huerga, 2006), el relato del héroe anarquista ejecutado por Franco en 1974. Su compromiso con la realidad traspasa a veces las pantallas, aunque que le cueste algún disgusto.

En octubre, en uno de los momentos más críticos por el desafío independentista en Cataluña, el actor, de madre catalana y padre alemán, publicó un artículo en el diario Süddeutsche Zeitung en el que denunciaba cómo el conflicto estaba provocando en su entorno personal “brechas cada día más profundas”. En realidad, el intérprete daba un tirón de orejas a unos y a otros pero sus palabras fueron tergiversadas por ambos lados, asegura. “Es un tema extremadamente complejo. A mí me duele mucho porque siempre me he sentido europeo. Ni español, ni alemán, ni catalán. Europeo. Orgulloso de lo que habíamos conseguido en Europa, de haber crecido en un tiempo en el que en mi país cayó el muro y las fronteras se abrieron. Estamos viviendo una crisis fundamental“, sostiene preocupado.

No hay nada mejor que echar un vistazo a su agenda para corroborar que se trata posiblemente de uno de los actores europeos con mayor proyección internacional. Vive entre Berlín, Barcelona y Nueva York. En verano producirá una película con su amiga la actriz y directora francesa Julie Delpy. Y, mientras encadena proyectos a ambos lados del Atlántico, continúa promocionando su bar de tapas en la capital alemana. Decididamente, a Daniel Brühl no le interesan las fronteras.

EL MUNDO DE ESPAÑA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here