La “canarinha”combina el buen juego y un grupo de jugadores de gran talento que le dan las máximas posibilidades para alcanzar el hexacampeonato

Texto: Alejandro Chacón 


La espera que representa cada cuatro años para el inicio de la Copa del Mundo llega a su fin. Rusia 2018 dará comienzo este jueves 14 de junio con el partido entre el anfitrión Rusia con Arabia Saudita. Quizás sea el juego inaugural más descafeinado y menos interesante de los Mundiales. Pero más allá del primer desafío del certamen, que seguro no pasará a la historia, este torneo promete ser muy emocionante y con un abanico de candidatos para alzar la copa de la FIFA el 15 de julio.

Y eso es lo que hace todavía más atractiva la Copa del Mundo. No hay un claro favorito. A los ya tradicionales nombres de selecciones como Brasil, Alemania, España, Argentina o Francia, se le puede sumar a otras escuadras como Portugal, actual campeona de la Euro 2016; la renovada selección de Inglaterra o los “diablos rojos” de Bélgica, con una constelación de estrellas dispuestas a todo.

Serán 64 partidos en un mes lleno de emoción. Oncenas consagradas en procura de la gloria y otras que buscarán ser la sorpresa. Y como cada cuatro años, muchos de los focos estarán en ver cuáles estrellas brillarán. En esta línea, hay una gran variedad de jugadores que esperan destacar en la cita rusa.

Brasil llega al Mundial con todas las apuestas que lo señalan como máximo favorito. El técnico Tite agarró al barco justo antes de que se empezara a hundir. En junio del 2016, se hizo cargo de un equipo que parecía condenado a la decadencia. No sólo lo reflotó, sino que lo convirtió en uno de los mejores del mundo.

El exentrenador de Corinthians cerró los ojos y aplicó un plan perfecto: darle libertad a Neymar, compaginar un mediocampo de mucho juego y dinámica y una defensa con más experiencia y jerarquía que otra cosa. Y las opciones brasileñas pasan por lo que pueda hacer Neymar. La estrella tiene la idea de sacarse la espina de no haber podido ser campeón con la verdeamarella en casa hace cuatro años.

Tras una lesión con el París Saint-Germain, que hizo temer su participación en la cita mundialista, el crack brasileño se encuentra en un estado de forma óptimo, en la que ha destacado en los partidos de preparación del Scratch con sendos goles. Neymar es el faro de Brasil en Rusia y las opciones para obtener el hexacampeonato pasarán por su estrella. Si bien Neymar es la referencia de los auriverdes, la oncena amazónica exhibe una serie de jugadores de gran nivel que hacen ver imponente a los sudamericanos, como el volante del FC Barcelona Phillipe Coutinho, el delantero del Manchester City, Jesús Gabriel, o el lateral del Real Madrid, Marcelo.

Alemania tiene la particularidad que no necesita de una estrella que sobresalga para exponer sus vastos argumentos de buen fútbol. Así ha venido destacando en los torneos internacionales desde hace más de una década. Esa fue la fórmula para llevarse el título en Brasil 2014. El juego de equipo y el sistema ofensivo prevalecen en el elenco de Joachim Löw, por encima de cualquier jugador.

Esa será nuevamente la carta de presentación de los germanos, y de entrada, vuelven a ser favoritos. En este caso para revalidar el campeonato de hace cuatro años. Aunque claro está, desde 1962 no hay una selección que repita el título, por lo que la empresa para los actuales monarcas luce complicada.

La selección de España comienza su andadura con el pie izquierdo tras la destitución del seleccionador Julen Lopetegui, luego que este fichara por el Real Madrid, a tan solo dos días del debut ante Portugal.

El cuadro ibérico tiene un equipo muy completo en todas sus líneas: Iniesta, Isco, Silva, Aspas, Ramos o Busquets forman parte del cuadro español que quiere saborear lo que obtuvieron en Sudáfrica. Pero la salida de Lopetegui puede sin duda influir en el rendimiento de “La Roja”. Es un lastre que pudiera llevarles a la debacle.

Fernando Hierro llega como seleccionador imprevisto con todo en contra. Lo primero será recomponer el ánimo y la confianza, tocados por esa situación con el ahora ex técnico Lopetegui. Aunque está en un grupo de relativa facilidad y nada se puede descartar con España. En la cita de Brasil, también llegaron con el sello de favoritos, y los malos resultados la condenaron en las primeras de cambio. Aunque en esto del fútbol todo puede suceder, pero de entrada, España comienza mal la cita de Rusia 2018.

Siempre es una incógnita lo que pueda hacer Lionel Messi con su Argentina. Está de más decir que el astro del Barcelona es un ser superior en este planeta fútbol, que por donde pasa deja huella y las opciones de triunfo se acrecientan exponencialmente. Pero Argentina es Messi y poco más. Así que las posibilidades de la albiceleste tendrán la condición de Messi y ya se verá o no, si por fin, la Pulga podrá alzarse con el trofeo que le falta.

Francia llega al Mundial de nuevo con un favoritismo basado en su legión de buenos jugadores que son referencia en los principales clubes de Europa. Los galos se basarán en mucho lo que pudiera aportar su principal estrella, Antoine Griezmann. El jugador del Atlético de Madrid puede ser el guía de los franceses, pero también tendrá otros conexos como Kylian Mbappé y Paul Pogba. Si bien Francia exhibe nombres dorados, su juego no termina de cuajar. No convence como aporte colectivo, pero siempre tener jugadores top es un buen augurio para tomarlo como uno de los favoritos.

Cristiano Ronaldo vive una realidad con Portugal muy parecida con la de Messi con Argentina, con la única salvedad que ya CR7 sabe qué es ser campeón con su selección. El ser monarca de Europa le da un crédito a los lusitanos que difícilmente obtendrían en otras circunstancias. Pero Ronaldo es Ronaldo y cualquier envión pudiera ser aprovechado por una selección que si bien no pulula talento, es un equipo entregado a la causa. Que tienen la capacidad de erigirse como lo hicieron hace dos años en la Eurocopa de Francia.

Inglaterra siempre es una incógnita en los mundiales. Su nombre nunca es descartable para colocarlo entre los de mayor opción, pero siempre terminan quedándose en el camino. El equipo de Gareth Southgate se desempeñó de forma contundente durante las eliminatorias, clasificando a Rusia sin mayores problemas. Aunque carece de estrellas, su fuerte es el juego colectivo, basado en los aportes fundamentales como su delantero Harry Kane o el extremo Raheem Sterling.

Los inventores del fútbol pueden ser unos grandes animadores del Mundial. No pareciera tener problemas en despachar la fase de grupos hasta con cierta holgura, pero de ahí en adelante todo puede suceder con los ingleses. Como bien pudiera llegar a la final, también pueden estar expuestos a salir en una instancia anterior. Inglaterra es así, toda una incertidumbre en los mundiales.

La selección de Bélgica vuelve a estar en el grupo de los favoritos como lo hizo en Brasil 2014. Y ahora en Rusia, con más experiencia y rodaje, los “Diablos Rojos” arriban con un favoritismo inobjetable. Los belgas presumen de tener uno de los equipos con mayores estrellas, que brillan con luz propia en las distintas ligas europeas. Eden Hazard, Kevin De Bruyne, Romelu Lukaku, Thibaut Courtois, Vincent Kompany, entre otros, son parte del elenco de Roberto Martínez para buscar tener la mejor actuación de su historia.

Bélgica, hasta ahora, solo ha alcanzado obtener el cuarto lugar en la cita de México 1986. El camino de los de Martínez al Mundial ha sido prácticamente impoluto, con 28 puntos de 30 posibles y 43 goles a favor. Números que esperan ratificar en la cita de Rusia 2018. Los belgas pueden ser una sorpresa para bien y también para mal. Pese a tener un equipo cargados de futbolistas de alto nivel, todavía les falta amalgamar una noción de juego conjunto, que pudiera catapultarlos definitivamente.

Hay otras selecciones quizás con menos opciones, pero que bien pudiera erigirse como las sorpresas como es el caso de la selección de Dinamarca, con Christian Eriksen a la cabeza, hecho que ha influido en que los daneses hayan tenido una buena etapa preparatoria.

La Colombia de James Rodríguez y Radamel Falcao, tampoco es un elenco a despreciar, así como Uruguay con Luis Suárez y Edison Cavani, ambos con sed de mejorar la actuación que tuvieron en Brasil. También la Croacia de Modric y Rakitic, que juega muy buen fútbol y bien pudiera colarse entre los grandes.

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here