Fueron interceptados por sujetos que irrumpieron en medio de la celebración. Según la versión de los testigos, a ninguna de las víctimas les quitaron sus pertenencias. Solo llegaron y les dispararon.

Una fiesta en 25 de Marzo cerró con dos homicidios. A las 2:30 a.m. terminó la celebración en el sector I.

Allí estaban Michel Daniel Merchán Muñoz, de 24 años, y otro sujeto que no ha sido identificado por las autoridades.

Cuando el par se disponía a retirarse, varios hombres se presentaron en el lugar y sacaron armas de fuego.

Las balas iban en dirección a Merchán y el otro individuo.

Los atacantes huyeron sin que los invitados lograran reconocerlos.

Merchán y el segundo baleado se desangraban mientras  los testigos intentaban ayudarlos.

Por el primero no había qué hacer, pero por el otro sí.

Inmediatamente lo trasladaron en un vehículo particular hasta la sala de emergencia del Hospital Uyapar.

A pesar de la ayuda que recibió, falleció después de su ingreso.

Pesquisas

Una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), perteneciente a la División Contra Homicidios, acudió a 25 de Marzo para interrogar a las personas que se encontraban en  el sitio de la arremetida.

Los efectivos descartan el móvil del robo debido a que ninguno de los dos tiroteados fue despojado de sus pertenencias.

Señalan que el doble homicidio puede estar relacionado a un ajuste de cuentas.

Despliegue policial

De acuerdo con las autoridades, en la parroquia 11 de Abril se han reportado cuatro homicidios en menos de 48 horas.

La situación mantiene en alerta a los residentes.

Como respuesta, los funcionarios mantienen un operativo de seguridad, no solo en 25 de Marzo, sino también en 11 de Abril, Nueva Chirica, Vista al Sol y otros sectores.

Durante el patrullaje rastrearán al implicado en el doble crimen de este sábado.

Violencia en la parroquia

Yeiber Urbina fue asesinado el viernes en la tarde en 25 de Marzo, misma zona en la que el sábado inició con un doble homicidio. Comunidad denunció la violencia en la parroquia.

PRIMICIA