Upata.- Fallas del servicio eléctrico mantienen en vilo a más de 450 familias de la urbanización San Antonio.

Los habitantes aseguran que la empresa Corpoelec no ofrece soluciones ni respuestas oportunas a la problemática que agobia a los lugareños.

Para María Guzmán no ha sido fácil vivir con la incertidumbre de tener que afrontar los apagones que ocurren a cada rato en el sector y dejan a la comunidad oscura durante varias horas.

Señala la vecina que el martes se registró una falla eléctrica a las 3:00 de la madrugada, que se solventó pasadas las 9:00 de la mañana de ese mismo día.
Por su parte, Joanvelvis Boada afirmó que los alimentos se dañan cuando se registran los apagones con frecuencia.

PRIMICIA