El concejal del municipio Caroní, estado Bolívar, Iván Yáñez denunció que unas 400 familias están afectadas por las fuertes lluvias que han azotado la entidad y que ha traído como consecuencia la crecida de los ríos Caroní y Orinoco.

“Es una situación crítica la que vivimos a las costas de los ríos Caroní y Orinoco, específicamente en las parroquias Dalla Costa y Cachamay, donde más de 400 familias han sufrido los estragos de las lluvias que ya han cobrado la vida de dos ciudadanos, entre los que destaca una menor de edad”, precisó en nota de prensa.

Condenó “la ineficiencia de las autoridades de la región”, a quienes recriminó que no ejecutaron a tiempo el Plan de Desarrollo Urbano Local (Pdul) que implica “el desalojo  de estas viviendas que no aptas para ser habitadas”.

“Ante la emergencia evidenciada con la alerta amarilla declarada recientemente con los niveles del río Caroní, en 12,45 metros sobre el nivel del mar, cota que se ha mantenido hasta ahora, el único plan que ha puesto en marcha nuestro alcalde fantasma es la realización de fiestas infantiles y en ellas la entrega de juguetes por el Día del Niño”,  criticó.

Exigió al alcalde Tito Oviedo “que cumpla con las funciones para las que fue electo. Todos los años tenemos el mismo problema, personas desalojadas, zonas inundadas, porque no se toman previsiones para ello, no sea irresponsable y no crea que con pañitos de agua tibia resolverá la grave crisis en Guayana de la que también usted ha sido responsable”, manifestó.

 Yáñez también responsabilizó a la gobernadora del estado Delta Amacuro, Lizeta Hernández, por la falta de los dragados necesarios que permitan que el río Orinoco pueda tener mayor salida y fluidez, a fin de evitar el colapso en distintos sectores del municipio Caroní.

CARAOTA DIGITAL