El equipo en el estado Bolívar del partido de la libertad, Vente Venezuela, visitó este domingo la comunidad de Puerto Libre para constatar que alrededor de 488 familias se encuentran afectadas por las inundaciones.

Gran parte de los afectados, además de perder algunos enseres, han visto cómo termina la vida útil de algunos de sus equipos electrodomésticos fundamentales para la rutina diaria, aparatos que difícilmente con una economía inflacionaria galopante puedan adquirir nuevamente.

Xiomara Sierra, dirigente nacional del partido Vente que acompañó al equipo regional, manifestó que no se trata solamente de un hecho de la naturaleza que esté perjudicando a estos habitantes, sino que “es culpa del socialismo que deja en la calle a los ciudadanos. Protección civil y las autoridades regionales no le han dado respaldo a la gente frente a esta tragedia durante tres años”.

Ramón Silva, líder vecinal del sector, indicó que las inundaciones además han producido un repunte de paludismo teniendo entre ellos a más de 50 enfermos en la actualidad. Agregó que le ha tocado buscar ayuda fuera de la comunidad para poder conseguir las medicinas y salvar a sus vecinos de un deceso seguro producto de la falta de una administración pública eficiente que garantice una calidad de vida mínimo para los ciudadanos.

Silva agregó que este problema se les está repitiendo por segundo año consecutivo. Para el 2017 la comunidad sufrió con más de 100 enfermos por paludismo, con el trágico saldo de cuatro fallecidos por no recibir el tratamiento a tiempo.