El equipo de Seguridad Ciudadana y Protección Civil en Caroní y Bolívar realizó este miércoles un recorrido en las zonas vulnerables de Ciudad Guayana, donde al menos 14 familias se han visto afectadas por inundaciones provocadas por la crecida de los ríos, a propósito de la temporada de lluvias.

Las autoridades prevén que las afectaciones sean iguales o superiores a las ocasionadas el año pasado, donde familias tuvieron que reubicarse en refugios, por el alto nivel de las aguas dentro de las viviendas.

David Colmenares, secretario de Seguridad Ciudadana, señaló que hasta ahora las afectaciones no han sido de casos alarmantes ni se han registrado damnificados. Reiteró que un máximo de 14 familias han sido afectadas “porque el agua se les metió a sus casas, pero la situación ya está controlada”.

Las afectaciones más fuertes se han dado en el municipio Gran Sabana, con 120 personas movilizadas al refugio del Fuerte Roraima, debido al desbordamiento del río Uairén, precisó el director de Protección Civil en Bolívar, Carlos Meléndez.

En el municipio Caroní, solo cuatro familias del sector José Gregorio Hernández de Puerto Ordaz se han movilizado a casas de familiares, por voluntad propia, agregó Meléndez.

En las zonas vulnerables de Ciudad Guayana, familias comenzaron a tomar sus previsiones por las inundaciones. Hasta ahora solo ha tomado los patios de las viviendas más cercanas al río, por lo que la mayoría ha optado por sacar sus muebles y resguardarlos en casas de vecinos.

“El año pasado el agua nos llegó hasta la sala, ahorita solo se ha llegado hasta el patio. Le estamos haciendo un bloque a las tuberías, para que el agua no las levante como la vez pasada que se llevó todo eso”, comentó María Figuera, del sector Puerto Libre.

De acuerdo con Protección Civil, el río Orinoco tiene un crecimiento aproximado de 9 a 28 centímetros diarios, que variará de acuerdo con las descargas de lluvias. Para las familias de los sectores vulnerables, las inundaciones vendrán peor este año, a consideración que quedan por lo menos dos meses más de la temporada de lluvias.

Por

 Jhoalys Siverio

CARAOTA DIGITAL